Las propuestas de la Comisión Nacional de Energía (CNE) para cambiar la Norma Técnica sobre despacho de centrales GNL, donde se establece la llamada figura del Gas Inflexible fue el centro de las críticas por parte de tres gremios del sector energético: GPM A.G., que reúne a los pequeños y medianos generadores; la Asociación Chilena de Energía Solar (Acesol) y Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G).

Estas asociaciones presentaron su reparos a las modificaciones planteadas por el organismo regulador en torno a este tema, durante la sesión de la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados que analiza esta materia. Anteriormente, los representantes de la Asociación de Pequeñas y Medianas Centrales Hidroléctrica (Apemec) también plantearon sus observaciones a las propuestas.

Exposiciones

En su exposición a la comisión, Danilo Zurita, director ejecutivo de GPM A.G. planteó que la modificación de la normativa «no tiene el análisis técnico/regulatorio ni los antecedentes suficientes para prorrogar la existencia de la inflexibilidad o para eliminarla, faltando un análisis de impacto regulatorio profundo de las implicancias de modificar esta Norma Técnica».

El representante gremial reiteró la postura del gremio en cuanto a que el impacto de corto plazo es «una depresión artificial de costos marginales, que impactan las transacciones entre generadores», además de desplazar generación renovable, y de «efectos al largo plazo que aún no tienen análisis», especialmente en la competencia del sector de generación.

A su juicio, al gremio le «preocupa la falta del debido análisis de los impactos que producen las modificaciones regulatorias que se promueven actualmente», particularmente en los efectos sobre la decisiones de inversión y en el resultado de las licitaciones de suministro regulado de agosto próximo.

Zurita afirmó que la normativa debe establecer «que no existan vertimientos de energías renovables debido a la colocación del GN, además de que el costo marginal debe ser calculado con el valor real del GN, y de limitar la “inflexibilidad” a casos realmente excepcionales».

Acera

Por su parte, Carlos Finat, director ejecutivo de Acera A.G., indicó la necesidad de tener «una total transparencia» en este tema, precisando que en «la nueva versión de la NT de GNL  se garantice que todos los agentes reciban la misma información del procesamiento de cada solicitud de inflexibilidad y al mismo tiempo».

Otros puntos que propugna el gremi es que «no haya afectación del Despacho Económico ni de las transferencias económicas entre agentes», además de que la Norma Técnica «debe aplicar al Programa Anual de Entregas de GNL (ADP) que se cierra en 2021 y que rige para 2022».

«Se debe tener un plazo de expiración que permita adecuar los contratos actuales a la realidad del mercado. Proponemos que la cantidad máxima de GNL que determine el estudio de GNL se reduzca cada año en 20 puntos porcentuales hasta llegar a cero en cinco años#», agregó.

Acesol

Carlos Cabrera, presidente de Acesol, señaló que la modificación en curso de la NT de GNL «debe corregir cuatro aspectos principales en relación a la NT de GNL vigente: «De no eliminarse la condición de inflexibilidad, la aplicación de esta condición debe ser efectivamente excepcionalísima. (60% el 2019 y 51% el 2020); que todo el proceso de solicitud y aprobación de un cierto volumen de gas sea considerado inflexible debe ser totalmente transparente; la necesidad de no haber afectación del Despacho Económico ni de las transferencias económicas entre agentes, y que se aplique al ADP que se cierra en 2021 y que rige para 2022».

Además, según el gremio, el Coordinador Eléctrico Nacional debe adoptar «una mayor transparencia en el proceso de aprobación de solicitudes de GNLI, publicando desde el mismo momento de presentada una solicitud, toda la información pertinente a ella, así como las condiciones de cumplimiento exigidas al solicitante».

La solicitud de Acesol expuesta a los diputados es que el alcance y las definiciones de la NT, «debieran discutirse (complementarse) a nivel de reglamento, pues no es evidente como la CNE puede permitir saltos del orden económico consagrado en instrumentos regulatorios de mayor nivel jerárquico legal».

También indicaron que «la información debe entregarse en tiempo y forma a todos los agentes que pudieran verse afectados directa o indirectament y que se incentive a las empresas de GNL a adecuar sus contratos al nuevo contexto de mercado (Mayor Flexibilidad)».

Asimismo mencionaron la posibilidad de eliminar paulatinamente las declaraciones de inflexibilidad, junto con «limitar anualmente porcentaje permitido de Inflexibilidad en una ventana de 5 años contados desde la publicación de la nueva NT. (Trade-off entre Precio vs Flexibilidad)».

Apemec

En la primera reunión de la comisión para ver este tema, estuvieron presentes el nuevo presidente de Apemec, José Manuel Contardo y el director ejecutivo, Rafael Loyola, quienes también expusieron reparos a la propuesta de cambios de la CNE.

El gremio destacó algunos puntos respecto de la justificación técnica de la norma y del impacto en el vertimiento de energías ERNC, como que la condición de inflexibilidad regulada bajo la Norma no existe: «Hemos planteado en diversas instancias el hecho que la condición de Inflexibilidad que la NT-GNL, que se implementó el año 2016, y que ha seguido teniendo sucesivas revisiones hasta el día de hoy, en los hechos no existe, es decir, no tiene una justificación ni técnica, ni económica, ni legal».

«Mantenemos nuestra firme convicción de que la condición de inflexibilidad que define la NT-GNL vigente y la del proyecto en consulta debe ser totalmente eliminada, pues dicha condición no existe, y actualmente en el mercado internacional del gas se hace menos sostenible su concepto. Por otra parte, genera graves distorsiones al mercado y produce efectos anticompetitivos, además de varios otros efectos negativos que hemos hecho presente», se indic.

Dentro de las propuestas del gremio están:

-Limitar al 5% del volumen anual declarado en el ADP, como el máximo de inflexibilidad de cada generador GNL, de manera de garantizar en forma simple y efectiva la excepcionalidad, siendo por lo demás ésta un objetivo central de la presente modificación normativa. Esta limitación de la inflexibilidad restringe los eventuales efectos distorsionantes que puedan surgir de la aplicación del punto 1) de esta propuesta alternativa.

-Establecer que el despacho forzado de una central en modalidad inflexible indicado en el punto 1), debe reemplazar otros combustibles fósiles y, en lo posible, no puede significar el vertimiento de energías ERNC, de modo que el GNL inflexible no contribuya a aumentar las emisiones de CO2e y no afecte a las inversiones renovables.

-Establecer un período máximo de 5 años que vaya disminuyendo la limitación indicada en el punto 2), con el objeto de permitir las adecuaciones contractuales para aquellos contratos antiguos que mantenga rigideces. Una vez concluido este período, se elimina definitivamente la inflexibilidad.