Enel Distribución le dará un nuevo ciclo de vida a postes eléctricos, a través del desarrollo de un proyecto piloto de I+D en etapa de estudio, cuyo objetivo es procesar 4.876 toneladas de hormigón y 225 toneladas de acero retirados anualmente de los postes en desuso de la red eléctrica.

Según lo indicado por la empresa eléctrica, la meta es lograr una eficiencia de 100% y de 80%, respectivamente, de recuperación de material, disminuyendo de manera considerable la generación de residuos y la compra de materiales (grava y arena) proveniente de empréstitos, con consecuentes beneficios ambientales y contribuyendo a la extensión de la vida útil de los botaderos autorizados.

Esta iniciativa podría transformar a Enel Distribución en la primera empresa en su rubro en fabricar postes con material reciclado y, también, la primera en incorporar en este proceso los principios de la economía circular.

De vuelta a la ciudad

Según la distribuidora, los postes del tendido eléctrico «cumplen una función fundamental para distribuir la energía eléctrica por la ciudad, pero a diario se ven expuestos a distintas amenazas que los pueden dejar inhabilitados, como choques o eventos climáticos, o bien finalizan su vida útil. Cualquiera sea el caso, sus materiales se transforman en residuos».

Los datos de la empresa señalan que anualmente, Enel Distribución Chile  pone a disposición alrededor de 4.000 postes en botaderos autorizados, por lo que el objetivo de la compañía es otorgarles un nuevo ciclo de vida al hormigón, reciclar sus materiales y utilizarlos en la fabricación de nuevos postes y/o como un insumo para estabilizados.

El proyecto original, que tenía como objetivo reutilizar el hormigón de postes retirados como gravilla e insumos para obras civiles de Enel Distribución Chile, pasó por varias etapas. Inicialmente, por una preselección a nivel nacional junto a muchas otras iniciativas, resultando finalista. Luego, reconociendo su potencial, fue presentada en la I&Nnovation Week de 2020 junto con otras 32 propuestas, en la categoría «New Circular Life for Grid Assets», destacando como una de las tres ganadoras, dijeron.

El diseño

Enel analizó cómo el proyecto podía aumentar la circularidad a través del rediseño de todo el proceso, desde la fabricación de postes hasta el fin de vida. Fue así como se incorporó la idea de utilizar un porcentaje del hormigón reciclado para la fabricación de nuevos postes, lo que ha traído consigo distintos desafíos que han tenido que ir sorteando a medida que avanzan en su implementación.

Lo primero fue encontrar una empresa de áridos que separara el hormigón de la armadura del acero de los postes y que, además, lo chancara con la granulometría específica, con el fin de que sirviera como insumo para la fabricación de nuevos postes. Una vez se encontró esta empresa, se tuvo que fabricar dos tamices, estructuras que permiten recuperar el hormigón con el tamaño adecuado, para posteriormente ser usado en las pruebas de laboratorio, aclararon.

La iniciativa cuenta con el respaldo de un laboratorio acreditado que permitirá, entre otros, identificar el máximo porcentaje de hormigón reciclado que se puede utilizar para la fabricación de nuevos postes, de acuerdo con las normas técnicas existentes. Esto posibilitará, posteriormente, efectuar las pruebas técnicas y mecánicas a los postes fabricados con hormigón reciclado.