Cinergia es el nombre de la nueva empresa que ha ingresado al mercado de la comercialización de energía en el país, siendo habilitada a inicios de año como coordinador del sistema eléctrico nacional y así participar en participar en los balances de compra-venta de energía.

Desde marzo, la compañía comenzó a operar su primer contrato de compra de energía eléctrica 100% de fuentes renovables y desde abril inició su segundo contrato, en este caso de generación solar fotovoltaica, mientras que en junio empezó a operar su primer contrato de venta en Chile a un cliente libre, de la industria alimenticia de la Región de Coquimbo.

También inició contratos de venta con otros generadores, además de avanzar en procesos de licitación de clientes libres. Adicionalmente, se han operado contratos de exportación de gas natural de Argentina a Chile, y que la compañía espera retomarlos e incluso ampliarlos en el próximo período estival.

En Argentina, Cinergia opera hace más de 10 años como Comercializadores tanto de gas natural como de energía eléctrica, donde tiene más de 100 contratos de compra y venta que se renuevan en forma anual (en el caso de Gas Natural) y más de 15 contratos de largo plazo de energía eléctrica que tienen una vigencia entre 5 y 20 años.

Daniel Soto, gerente comercial y Cinthia Reyes, subgerente de Ventas y Servicios de Cinergia Chile, analizan con ELECTRICIDAD el actual panorama de la comercialización en Chile, así como las expectativas que existen con el proyecto de ley de portabilidad eléctrica, que forma parte de la reforma a la distribución.

Comercialización

¿Cuál es su análisis respecto a la situación actual de la comercialización de energía en Chile?

Daniel Soto: Actualmente, aún son pocas las empresas que se dedican únicamente a comercializar. De hecho, la figura del “comercializador” no existe como tal, estaba prevista su creación en la Ley de Portabilidad, pero lamentablemente su tratamiento se encuentra suspendido por distintas razones). Los generadores, por su parte, si bien comercializan, tienen como primera meta producir energía y desarrollar nuevos proyectos, antes que comercializar.

Cinthia Reyes: La comercialización busca poner al cliente en el centro de la estrategia de negocios diseñando propuestas flexibles y a medida de sus necesidades. Es una actividad indispensable para que el mercado continúe desarrollándose, se genere más competencia, y se vean beneficiados los clientes finales. El mercado actual, si bien ha progresado en los últimos años gracias al desarrollo de las energías renovables y la aparición de empresas con foco en la comercialización, tiene aún mucho por evolucionar, con contratos que todavía son de muy largo plazo, con condiciones poco flexibles y disparidad en el poder de negociación entre el proveedor y el cliente.

¿Cree que queda espacio para la migración de cliente regulado a libre?

Cinthia Reyes: Creo que actualmente quedan pocos clientes que tengan la condición necesaria para optar a migrar al mercado libre, la gran mayoría ya lo ha hecho, muestra clara y contundente de los beneficios que han obtenido por la posibilidad de elegir su proveedor, y beneficiarse con la competencia. Por lo cual, para que más clientes puedan optar a migrar al mercado libre, es muy necesario reducir el límite de 500 kW de potencia conectada  y así puedan elegir su suministrador de energía, acceder a los beneficios de la competencia, bajar sus costos y recibir un mejor servicio.

¿Qué perspectivas ve con la portabilidad eléctrica a la comercialización de energía?

Daniel Soto: Por distintas razones e intereses, el tratamiento de la Ley de Portabilidad se encuentra paralizado. Sin embargo, la legislación vigente igualmente permite a las empresas dedicarse a la comercialización cumpliendo determinados requisitos. Igualmente creemos fundamental que se regule la figura del Comercializador para avanzar hacia un mercado más líquido, con mayor competencia y con mayor número de participantes.

¿Cómo ve el proyecto de ley que enviaría el Ministerio sobre recursos energéticos distribuidos?

Daniel Soto: El Proyecto de Ley (PdL) sobre recursos energéticos distribuidos, al igual que el PdL de Portabilidad, busca dar mayores alternativas a los consumidores finales y así promover el derecho a elegir que todo usuario debe tener. Propone una visión más amplia del usuario, considerando que podrán usar la red de distribución para generar otros mercados y servicios, surgiendo de este modo el concepto del acceso abierto al sistema de distribución.

¿Cómo evalúa la situación de este mercado en términos de competencia y cómo la reforma a la distribución lo debe enfrentar?

Daniel Soto: Aún se trata de un mercado naciente que está muy concentrado en unos pocos oferentes convencionales. Para que realmente exista una competencia real en el mercado de la comercialización se debe establecer una separación estructural entre los segmentos de distribución y comercialización de energía eléctrica. Las actividades de distribución y comercialización son intrínsecamente distintas en su naturaleza, siendo la primera un monopolio natural y la segunda apta para un mercado competitivo.