Una serie de impactos en el mercado eléctrico advierte un nuevo estudio de Breves de Energía sobre el llamado GNL inflexible.

Según el documento, entre enero de 2020 y marzo pasado, «el GNL declarado en la condición de inflexibilidad por los generadores: Enel, Colbún, Engie y Tamakaya, fue equivalente a un promedio de 1,9 millones de metros cúbicos al día, poco menos de unos 350 MW. El volumen declarado como inflexible fue un 18% inferior al promedio diario de 2,3 millones de metros cúbicos al día de 2019, lo que se explica por la baja en los volúmenes declarados a partir de septiembre de 2020; coincidente con el inicio de las discusiones públicas en torno a la condición inflexibilidad».

También se indica que, al comparar con un escenario de despacho eficiente, el uso obligado de GNL implicó un costo adicional de US$24 millones, valor que principalmente corresponde a las compras en exceso de GNL realizadas durante el periodo por los generadores».

Caídas

Además se constata una caída promedio en los precios spot durante este periodo, la cual fue de US$1,7/MWh, lo que derivó «en US$36 millones en menores compras de energía de los generadores que compran GNL, que sumado a los US$63 millones de 2019, acumula, a marzo de 2021, un total de US$99 millones.»

«Estas menores compras se reflejan como menores ventas de energía de los generadores excedentarios en el spot, en su mayoría centrales de energía renovable. La caída en el precio spot y, en consecuencia, en las correspondencias transacciones comerciales de energía, es menor a la reportada en 2019. La explicación reside principalmente en los menores costos variables de las centrales a gas, las que, al ser las centrales marginales, definen el precio spot del sistema», sostiene el estudio.

Y añade: «En efecto, entre 2019 y 2020 el precio promedio del GNL cayó desde US$7,7 a US$5,5/MBTU, equivalente a US$16/MWh, lo que acortó la brecha entre los costos variables de estas centrales termoeléctricas, y atenuó, el impacto de las declaraciones de gas inflexible en la definición del costo marginal. Esta conclusión es relevante, si se considera que la recuperación del precio del GNL podría implicar mayores impactos en los precios spot del segundo semestre de 2021».

Dentro de las conclusiones se plantea que «la estrategia de compras de GNL que se escoja dará cuenta de la optimización de la posición comercial de los generadores, lo cual, no necesariamente garantizará las compras óptimas para el sistema».