Gasco selló una alianza con Santander Consumer, entidad financiera automotriz, para incentivar en su oferta la conversión de vehículos particulares a gas licuado, combustible que emite un 80% menos de material particulado que la gasolina y 20% menos de CO2, permitiendo un ahorro de entre 30% y 35%.

El acuerdo contempla la entrega del «Crédito Autogas» que incluye un kit de conversión, $1.000.000 en vales de gas vehicular para utilizar en estaciones Gasco y otro monto de igual valor para libre disposición, además de la posibilidad de generar importantes ahorros en el consumo de combustible y contribuir al cuidado del entorno.

La compañía informó que este acuerdo se suma al desarrollado en 2020 con Arval Relsa, compañía de leasing operativo, para convertir flotas a gas licuado.

«Estamos muy contentos con esta alianza, que será una importante alternativa de financiamiento para acercar esta tecnología a los conductores de vehículos particulares. Esperamos que este acuerdo sea un incentivo para que en los próximos años más vehículos sean convertidos para funcionar con gas licuado y así contribuir al medio ambiente y al bolsillo de los usuarios», señala Fernando Ledesma, gerente de Negocio Transporte de Gasco.

Por su lado, Joaquín Zapata, gerente general de Santander Consumer, señaló que a través de esta alianza «estamos dando un nuevo paso en ese sentido. Impulsar este tipo de acuerdos va en directo beneficio de nuestros clientes y el planeta, y es parte de lo que implica ser un banco cada día más responsable. Con Gasco venimos trabajando en este importante proyecto desde hace un tiempo, que esperamos tenga un real impacto en el medio ambiente y la sociedad».

Normativa

En junio de 2020 se oficializó la autorización a vehículos particulares con antigüedad menor a cinco años, para convertirse a combustible gas, por lo que se espera que en los próximos cinco años se impulse el desarrollo de un parque vehicular a gas y movilice a diferentes actores de la industria para consolidar este combustible más limpio y económico.

Durante ese mismo año, la Asociación Mundial de Gas Licuado (WLPGA), debido al interés en otros países por avanzar en la conversión a gas, solicitó a Gasco exponer en su seminario anual sobre el camino que impulsó el sector privado y la empresa para avanzar en una regulación que permitiera a los vehículos particulares ser convertidos. En la presentación, la compañía informó sobre las distintas iniciativas público-privadas que se realizaron para contar sobre la tecnología, desmitificar mitos, contar sobre los beneficios que ofrecía el cambio y como Gasco había realizado importantes cambios en su flota y así ser un ejemplo para el resto de las entidades públicas y privadas.

Es así como Praxis Human Xperience, por encargo de Gasco, dio a conocer en septiembre de 2020 la encuesta y estudio sobre el mercado potencial de clientes dispuestos a la conversión vehicular, donde un 22% dijo tener una alta disposición a convertir su vehículo a gas, mientras que una de las principales razones de quienes se oponían era por desinformación y riesgo. Aunque un 70% de los encuestados señaló no conocer esta tecnología, sin embargo declaran entender que la conversión de vehículos a gas permite disminuir la emisión de contaminantes y ahorrar en combustible.