Con el foco puesto en el cliente en el centro de la operación, Transelec se propuso el desafío de disminuir significativamente los tiempos de desconexión al Sistema Eléctrico Nacional vinculados a trabajos renovación de activos que realizan en sus instalaciones, y así minimizar la afectación a los consumidores finales.

«Dentro de nuestras tareas clave, en Transelec estamos permanentemente renovando y reemplazando equipamiento e infraestructura, de modo de asegurar la continuidad del suministro y la calidad de servicio», señala Víctor Almanzar, ingeniero senior de la vicepresidencia de Operaciones de Transelec.

No obstante, el especialista explica que «para muchos de los mantenimientos y reemplazos se requiere desconectar instalaciones o líneas, a veces de manera prolongada, lo que puede llegar a tener un impacto negativo para las personas y sus actividades».

Por esta razón, la compañía cambió totalmente el procedimiento de trabajo, partiendo por los reemplazos de protecciones. Normalmente, esta faena requiere solicitar la desconexión al Coordinador Eléctrico y, una vez desenergizada la instalación, se realiza el cambio del equipo por parte del personal técnico. Finalizado el reemplazo se vuelve a conectar la instalación, lo que normalmente puede significar un corte programado de suministro de alrededor de ocho horas.

Con esta nueva metodología, en cambio, se realizan “microcortes” inferiores a tres minutos de duración, ya que gran parte de la secuencia de tareas se hace sin desenergizar los equipos y, una vez con todo coordinado, montado y chequeado, se interrumpe la energía por unos breves minutos para conectar y poner en servicio el equipo nuevo.

En todo caso, aclaran desde la empresa, no todos los cortes por mantenimiento afectan al cliente final, ya que en gran parte de los casos se desenergizan líneas que tienen respaldo.

De acuerdo a la planificación 2021, esto significa que durante este año se evitará un total de 96 horas de corte de suministro, repartidas en distintos puntos. Además de beneficiar con ello a un grupo importante de consumidores finales, evitará generar cortes a clientes industriales como empresas mineras y productivas de distintos rubros a los que Transelec abastece de manera regular.

La implementación de este modelo de trabajo comenzó en 2017 – como piloto, dentro del portafolio de innovación de Transelec– y ya se ha concretado en las subestaciones Diego de Almagro (Atacama), Pan de Azúcar (Coquimbo) y Ancoa (Maule).

«El propósito de Transelec es ampliar cada vez más los tipos de trabajos a realizar sin desenergizar», indica Víctor Almanzar. En efecto, en 2019 la empresa reemplazó varios tramos de cable conductor en la línea Cóndores–Parinacota (Arica y Parinacota y Tarapacá) sin desconectarla, gracias a una innovadora técnica que fue usada por primera vez en alta tensión en Chile.

«Es una innovación de procesos y de técnicas y, además, es un cambio de paradigma para los equipos de trabajo internos y contratistas. Queremos lograr que en el futuro cercano hagamos todas las intervenciones y mantenimientos sin comprometer cortes de suministro», finaliza el ingeniero de Transelec.