La Bolsa de Santiago destacó las últimas prácticas de sostenibilidad corporativa que han implementado desde el año pasado, entre las cuales se encuentra el avance en materia de eficiencia energética, con la utilización de la herramienta Smappee para la medición del consumo de energía y el monitoreo de ahorro al interior de su edificio corporativo, promovida a nivel mundial por la WWF (World Wildlife Fund).

En este contexto, resaltan que es la primera entidad en Chile que adhiere a esta iniciativa que ya funciona en construcciones icónicas en el mundo, como la Gobernación de Cundinamarca en Colombia, el Palacio Municipal de Lima en Perú y el Hotel Gland en Vietnam.

Asimismo, la Bolsa de Santiago manifiesta que con el fin de velar por el desarrollo sostenible de sus actividades y contribuir con la sustentabilidad de las actividades económicas del país, ésta impulsa diferentes acciones en sus operaciones que consideran, por ejemplo, el uso eficiente de servicios básicos como energía eléctrica y agua.

Hace hincapié en durante el ejercicio 2020 la institución redujo en un 31% los metros cúbicos de agua utilizados respecto del año 2019; mientras que el consumo de energía en 2020 presentó una disminución de 48% respecto del período precedente.

Sostienen que esto se suma a los esfuerzos realizados en años anteriores, permitiendo que entre 2016 y 2020 el consumo de agua y energía se contrajeran en 41% y 59%, respectivamente.

La Bolsa de Santiago también ha sido reconocida en dos ocasiones con el sello «Cuantificación de Gases de Efecto Invernadero (GEI)», del Programa Huella Chile del Ministerio del Medio Ambiente, por su gestión en temas medioambientales y cuantificación de su huella de carbono a nivel organizacional.