Con una inversión proyectada de US$150 millones, la empresa chileno-británica Highview Enlasa está ad portas de iniciar la tramitación del primer proyecto en Chile que utiliza el aire líquido para generar electricidad sin combustión, de 50 MW por 10 horas de almacenamiento (10 horas de autonomía).

La iniciativa busca instalarse en la comuna de Diego de Almagro, Región de Atacama, en una zona en que se proyecta una mayor presencia de centrales solares, lo que le permitirá contribuir con energía 100% renovable durante las horas de noche.

Este proyecto se encuentra en la fase de desarrollo de la ingeniería de prefactibilidad y tiene previsto ingreso a trámite ambiental en agosto de este año, estimando el inicio de su operación en el segundo semestre de 2023. El proyecto se lleva adelante junto con SK Ingeniería y Construcción, filial del grupo Sigdo Koppers.

Actores

Highview Enlasa es una empresa creada a fines del año pasado por la chilena Energía Latina, Enlasa, que preside Fernando Del Sol, en conjunto con la empresa inglesa Highview Power, empresa de tecnología especializada en el desarrollo de proyectos de almacenamiento de energía en base a la licuefacción de aire (Liquid Air Energy Storage, LAES). El objetivo es aportar esta tecnología innovadora en Chile y Latinoamérica, para llevar a cabo la descarbonización de la red eléctrica lo antes posible.

Su desarrollo en la zona norte permitirá instalar en el país y en latinoamérica esta innovadora tecnología, que no tienen ninguna externalidad negativa o costo medioambiental. Esta tecnología ya opera en Reino Unido y resuelve el desafío de la intermitencia en la generación de las fuentes renovables no convencionales, transformándose por lo tanto en una gran alternativa para las empresas de energía y las grandes mineras, permitiéndoles acelerar la descarbonización y aprovechar estructuras de plantas existentes. Adicionalmente, hoy se desarrollan proyectos de este tipo en España, Australia y Escocia.

El presidente de Highview Enlasa, Fernando Del Sol, con vasta experiencia en el sector eléctrico, destaca que “el objetivo de nuestra compañía es poner esta innovadora tecnología a disposición de del mercado y de todos los actores de los sectores, eléctrico y minero, por ejemplo, para que la utilicen en el reemplazo de sus centrales de carbón. De esta forma, queremos contribuir a acelerar el proceso de descarbonización en Chile y a combatir el cambio climático”.

Esta tecnología se basa en un principio sencillo: el aire en estado gaseoso se convierte en líquido cuando se enfría a -196 °C, almacenándose de manera muy eficiente en tanques aislados térmicamente a baja presión. Posteriormente, su calentamiento hasta la temperatura ambiente causa una regasificación rápida y una expansión de volumen de 700 veces, que se utiliza para impulsar una turbina de vapor asociada a un generador y crear electricidad sin combustión, todo esto con una eficiencia total que llega al 60%, pero que puede alcanzar valores mucho mayores si LAES se complementa con otros procesos industriales que generen frío o calor residual.

Highview Power ha materializado proyectos de almacenamiento de energía de larga duración, tanto en el Reino Unido (50 MW y 5 horas de autonomía) como en los Estados Unidos (50 MW y 10 horas de autonomía).  Esta tecnología puede transformar la operación en los mercados, ya que ofrece almacenar múltiples horas de energía y generar, cuando se requiere, bloques relevantes de energía, sin tener emisiones de CO2. Estos proyectos serán claves para impulsar una real descarbonización de los mercados, estabilizando la generación renovable solar y eólica.