En el marco de la realización de la segunda fase del Mission Innovation (MI 2.0) en el marco de la Cumbre Global CEM12/MI6 (Clean Energy Ministerial 12 y Mission Innovation 6), el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, anunció que Chile, junto a Australia, Reino Unido y Unión Europa, liderarán la nueva misión de hidrógeno limpio.

«Chile está asumiendo un papel de liderazgo en el desarrollo de esta misión, al ser el primer y único país que formará parte de esa misión. Nuestro objetivo será aumentar la competitividad de los costos del hidrógeno limpio para construir una economía global», afirmó la autoridad.

Según Jobet, este espacio buscará aunar esfuerzos colectivos para impulsar este mercado a nivel global: «Nos hemos asociado con varios de nuestros competidores en este espacio, centrándonos, por ahora, en la colaboración en esta fase inicial para fomentar un mercado que se estima que crecerá hasta los 25.000 millones de dólares en 2030, lo suficientemente grande como para que todos desempeñemos un papel importante. La cooperación ahora en investigación, desarrollo e innovación es esencial para acelerar el despliegue y el uso de este combustible limpio».

Pilares

La Misión del Hidrógeno Limpio trabajará para lograr este objetivo a través de tres pilares:

1. Investigación y desarrollo centrado en la innovación de tecnologías y procesos industriales.

2. Demostración de proyectos a gran escala para adoptar un enfoque sistémico que abarcará la producción, el almacenamiento, el transporte y el uso final del hidrógeno a través de los valles del hidrógeno.

3. Identificación y superación de obstáculos para acelerar el despliegue a través de normas, reglamentos y la fomento de la demanda.

De acuerdo con el biministro, el trabajo de esta Misión «complementará perfectamente la ambiciosa Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde que anunciamos el año pasado, en la que nuestro objetivo principal es ser uno de los tres principales exportadores de hidrógeno verde en todo el mundo para el año 2030, enviando aproximadamente 2.500 millones de dólares cada año al menor costo global».

Además, la autoridad reafirmó el compromiso de nuestro país con el despliegue de «valles de hidrógeno verde a gran escala», en las regiones de Antofagasta y Magallanes a través del apoyo a las políticas y la colaboración público-privada, para aprovechar «tanto la demanda nacional como la internacional, así como nuestros abundantes recursos renovables, para entregar combustibles limpios competitivos al usuario final para 2030».