Con el objetivo de fortalecer el suministro eléctrico en la Región de Ñuble, y en el marco del plan expansión en obras a ejecutar a solicitud del Coordinador Eléctrico Nacional (CEN), CGE desarrollará una serie de inversiones en el segmento de transmisión eléctrica, las que permitirán incrementar la oferta de energía en la región de Ñuble.

Entre los proyectos que se desarrollarán en la zona están la ampliación de la subestación eléctrica Santa Elvira de Chillán y la ampliación de la subestación eléctrica San Carlos, las que demandarán recursos por casi US$7 millones en los próximos dos años.

Según indicó la empresa eléctrica, «esta es una de las mayores inversiones que se realizará en la región en el ámbito de la distribución eléctrica. Esto permitirá entregar un mejor servicio en la región de Ñuble y abastecer las necesidades energéticas para su desarrollo comercial, económico y residencial».

Las obras contemplan dos nuevas unidades de 50 MVA, con lo que las instalaciones quedarán en total con 100 MVA en la Subestación Santa Elvira a fines de 2024 y en la Subestación San Carlos se incrementará la capacidad desde los 18,7 MW a los 48,7 MW, gracias a la instalación de un nuevo transformador de 30 MVA, esto permitirá triplicar su capacidad a fines de 2022.

Miguel Castillo, gerente zonal de CGE, destacó la inversión que se llevará a cabo en la zona y su relevancia para el desarrollo: «La ampliación que se hará en la Subestación Santa Elvira y en la Subestación San Carlos, permitirá no solo dar continuidad del suministro, sino que también garantizar la calidad del servicio a todos los clientes y otorgar seguridad para las empresas y actividades comerciales de Ñuble».

El ejecutivo también indicó que estas subestaciones «no serán solo un aporte al sector económico, sino que también incidirá en la mejora de algunos servicios. Por ejemplo, de estas nuevas subestaciones con mayor capacidad se conectarán servicios como el nuevo hospital de Chillán, una obra largamente anhelada por la comunidad».