El pago de Servicios Complementarios pasó de un promedio mensual de US$5 millones a inicios de 2020, cuando comenzó el nuevo régimen legal, a US$20 millones en los primeros meses de este año, según relevó el nuevo reporte de seguimiento mensual de este mercado que elabora la Asociación de Consumidores de Energía No Regulados (Acenor A.G.).

Según el documento, «cuando estos valores se expresan en términos de USD/MWh, se observa que el pago creció de menos de 1 USD/MWh a más de 3 USD/MWh».

El Control Primario de Frecuencia (CPF) es el principal componente para el pago de estos servicios, con una participación promedio de 51% entre abril de 2020 y marzo de 2021, seguido de el Control Secundario de Frecuencia (19%); el Control Terciario de Frecuencia (16%); infraestructura (6%); Costo Combustible Adicional y Costo Recurso Adicional (5%), y Control de Tensión (3%).

Acenor, que agrupa a los principales clientes libres industriales del país, señaló que el reporte viene a informar sobre un tema relevante para los clientes del sector eléctrico, «dado que las remuneraciones son pagadas mensualmente por los usuarios finales a través de un cargo de servicios complementarios».