Terminar con lo que llama las distorsiones al costo marginal es lo que plantea Danilo Zurita, director ejecutivo de GPM A.G., gremio que agrupa a los pequeños y medianos generadores del país, a propósito de la actual discusión en torno al llamado gas inflexible, donde este sector se ha planteado como uno de los actores que piden un cambio en esta materia.

A su juicio, las modificaciones que se impulsen deben cumplir con la regulación vigente, profundizando los análisis sobre el impacto regulatorio que existe en este tema.

Esta es la entrevista completa hecha por ELECTRICIDAD al ejecutivo, quien participó en el reportaje central de mayor, donde se abordó la situación actual del gas natural en la transición energética en el país.

Situación

¿Cuál es la situación actual del GNL inflexible y su impacto en la operación del sistema eléctrico para otros actores?

Actualmente las declaraciones de Gas Inflexible se rigen por lo que determina la Norma Técnica (NT) respectiva, la cual permite que en ciertas circunstancias los diferentes actores puedan declarar suministro bajo la figura de inflexibilidad. La situación tiene dos aristas: la primera es el carácter excepcional de dicho tipo de suministro que la NT consagra, lo cual no se ha cumplido en los últimos años. De hecho, durante el año 2019 el 59% del total de GNL utilizado se hizo bajo dicha modalidad. Al tener que simular costo variable nulo para su colocación, desplaza energía renovable y altera la definición del costo de producción de la energía (Costo Marginal). Por otro lado, desde un punto de vista más regulatorio, no existe el sustento para poder distinguir a una tecnología por sobre las demás. La Ley no establece principio ni base para dicha diferenciación, y obviamente menos podría hacerlo una norma técnica.

¿Qué le parece la propuesta de la CNE en este tema, dentro de la mesa de trabajo?

Cualquier solución que se implemente a nivel normativo debe cumplir con la regulación vigente. La CNE, tratando de buscar un punto de equilibrio entre los diferentes argumentos planteados, establece un procedimiento que busca avanzar en la excepcionalidad de la declaración de inflexibilidad, pero mantiene la existencia de la figura. El problema radica en la atribución que tiene el regulador para plantear una solución no contenida en la Ley ni en la reglamentación vigente. Creo que se debe profundizar dicho análisis, a través del estudio del impacto regulatorio de la medida, y también por supuesto en los efectos que tiene la inflexibilidad en la competencia del sector de generación.

¿Por qué señalan que se trata de una distorsión?

Básicamente por que no refleja el costo de abastecimiento del sistema eléctrico, al forzar la entrada de grandes bloques de energía a costo cero, desplazando a todo el resto de las unidades generadoras en función del orden de mérito. En el corto plazo no permite que los agentes perciban su correcta remuneración del mercado de energía. En el largo plazo no viabiliza inversiones, al tener un costo marginal artificialmente bajo, y con las consecuentes señales en materia de seguridad y calidad de servicio y transmisión. Y por último puede ser usado como herramienta de precios predatorios, afectando la competencia y concentrando a los oferentes.

¿Se requiere una regulación que apunte a la protección de la competencia o una que vaya a la operación del sistema?

Ambas cosas se pueden hacer con los instrumentos que tenemos. Las señales de un mercado competitivo y robusto son congruentes con los objetivos de seguridad y calidad de servicio. El problema pasa cuando, para asegurar uno de ellos se dejan de lado los principios del otro.

¿Qué perspectivas ves para que haya un adecuado equilibrio entre la participación del gas y las energías renovables dentro de los mix de generación del sistema?

El gas natural tendrá un lugar importante en el sistema, frente a los desafíos operativos y de mercado que tenemos  en cuanto a la meta de energías renovables que tenemos hoy. Considerando el proceso de descarbonización, dinamismo en la demanda y aumento de la participación de las energías renovables variables, el gas natural será una de las tecnologías llamadas a dotar de flexibilidad a nuestro sistema. Las señales del mercado de energía son correctas en ese sentido, sobre todo cuando se eliminen las distorsiones al costo marginal.