Estudiar el desempeño de dispositivos fotovoltaicos en climas desérticos y de alta radiación solar, en el Desierto de Atacama, es el objetivo de un proyecto Fondecyt de Iniciación que realiza el Centro de Desarrollo Energético de Antofagasta (CDEA) cuyo financiamiento por parte de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) alcanza los $100 millones.

Este proyecto fue el mejor evaluado a nivel nacional en el grupo de estudio alcanzando los 4.800 puntos, ubicándose en el primer lugar del Grupo de Estudio de Ingeniería 1.

El director del proyecto, Pablo Ferrada, señala que el conocimiento que se está generando consiste en caracterizar una zona representativa del Desierto de Atacama para las aplicaciones fotovoltaicas, haciendo hincapié en las condiciones adversas que etas deben enfrentar, por ejemplo, la radiación ultravioleta.

«Además, vamos  a generar conocimiento específico sobre algunos materiales (4 tipos de encapsulantes distintos) para módulos fotovoltaicos. La idea es determinar cuál de ellos es más idóneo para las condiciones del Desierto de Atacama. Junto a lo anterior,  implementamos un modelo físico expandible para predecir el desempeño, conocidas ciertas condiciones, sin tener inmediatamente que realizar el experimento en físico», explica el investigador del CDEA.

Este es el segundo año de ejecución de la iniciativa, periodo donde se han realizado actividades  como la  toma de mediciones en terreno de la radiación ultravioleta, procesamiento de los datos arrojados por los  experimentos realizados en laboratorio y la redacción de los  artículos de revistas indexadas, así como la participación en algunas conferencias.

Colaboración

El proyecto también se enmarca en el proceso de internacionalización que experimenta el CDEA, pues se realiza en colaboración con la Fundación Tecnalia Research and Innovation del País Vasco de España.

«Este centro prepara muestras y ha fabricado dispositivos para estudiar en la Plataforma Solar del Desierto de Atacama (PSDA). Estamos  compartiendo con ellos los resultados de las mediciones y además, nos facilitan algunos equipamientos para cubrir parte de la investigación», explica Ferrada.

Además esta iniciativa cuenta con la colaboración de expertos de la Universidad Técnica Federico Santa María de Chile.

El equipo de científicos y colaboradores creado para desarrollar este inédito proyecto de investigación, está integrado por múltiples profesionales y estudiantes, muchos de ellos formados íntegramente en la Universidad de Antofagasta; Sebastián Rodríguez (alumno magister UA), Henrry Revollo (alumno doctorado UA), Daniel Díaz (alumno doctorado UA) y Gino Mondaca (graduado magister UA).

A quienes se suman los doctores Jorge Rabanal (UA), Aitor Marzo (UA), Jonathan Correa (U. Santa María) y la Dra. Valeria del Campo (U. Santa María) y el ing. Asier Sanz (Fundación Tecnalia Research and Innovation).