«Está comprobado que los sistema de almacenamiento mejoran la entrega del servicio. Muchas de las nuevas aplicaciones permitirán desplazar combustibles fósiles, para las partidas después de un apagón no será necesario utilizar combustible diésel, ahora podrían ser reemplazados por sistemas de almacenamiento en una escala industrial».

Así lo afirmó la directora de Asuntos Regulatorios de AES Andes, Paola Hartung, en el marco de la segunda jornada de AES Week, donde explicó los atributos de la utilización de sistema de almacenamiento de energía, su implementación y sus beneficios para el sistema eléctrico del país.

«A menor escala, un sistema de almacenamiento podría hacer que los usuarios creen sus propias centrales de respaldo, almacenando sus excesos de energía para consumirla en distintas horas dependiendo de su conveniencia. Puede servir para microredes, generación residencial distribuida, electromovilidad, back up ante apagones y tiene diversas aplicaciones en las cuales los usuarios pueden decidir en qué utilizar el sistema de almacenamiento», precisó la ejecutiva.

A su juicio, lo que lo hace excepcionalmente atractivo a esta tecnología es que se puede usar como generación y transmisión, además de mejorar la calidad de energía, mejorar atributos de electricidad, independizarnos de la ley eléctrica, descarbonizar los matices.

Hartung también resaltó que los sistemas de almacenamiento son modulares, por lo que «pueden ir creciendo en base a las necesidades de los clientes y también son trasladables. Se pueden reutilizar en otros lugares de la red donde sean más necesarios en un futuro. Además, son de rápida construcción e implementación. Además son amigables con el medioambiente y la comunidad. Es decir que es amigable con la sustentabilidad».

Proyectos 

La ejecutiva destacó los proyectos de almacenamiento en los cuales trabajan en la generadora, como la iniciativa Virtual DAM, que instaló baterías en una central hidroeléctrica de pasada, permitiéndole a esta almacenar energía, replicando el comportamiento de una central de embalse. Esta iniciativa ha recibido diversas nominaciones y premios, en particular el año pasado que ganó el premio Avonni (Premio Nacional de Innovación).

La gran demanda por descarbonizar las matrices energéticas de los países ha transformado a los sistemas de almacenamiento en la manera más adecuada de trasladar energía renovable a las zonas donde en la noche existe una baja de producción de energía. En este caso la AES también ha innovado, construyendo la primera central solar con sistema de almacenamiento de cinco horas y de gran potencia. Es una batería de 112 MW, equivalente para alimentar cerca de 50 mil hogares y es la primera central de este tipo en Latinoamérica.