El Tribunal Ambiental de Valdivia acogió los reclamos que pusieron algunos habitantes de la comuna de Pinto y El Carmen en contra de la resolución del Comité de Ministros que rechazó la reclamación administrativa por no debida consideración de las observaciones ciudadanas que presentaron en el proceso de Participación Ciudadana (PAC), en el proyecto Pequeña Central Hidroeléctrica de Pasada Halcones, de la empresa Aaktei Energía SpA.

Según los reclamos, la evaluación ambiental «no se responsabiliza de manera correcta los impactos negativos que tendría en flora y fauna del sector, el turismo y el paisaje y en el hábitat del huemul. Como parte de sus argumentos señalaron que se emplazaría a unos 800 metros de la Reserva Natural de Ñuble y que había un mal diseño de las medidas de mitigación y compensación en el hábitat del Huemul».

Argumentos

La contraparte, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), señaló que la evaluación fue “extremadamente rigurosa” y se pudo identificar los impactos asimismo se tomaron las medidas correspondientes en cuanto a mitigación y compensación.

Según señala la propia compañía, las observaciones ciudadanas fueron resueltas con un estándar aún mayor del que se les exigía la normativa. Además, argumentaron que los ciudadanos alegantes agregaron reclamos que, en primera instancia, no estaban en la fase administrativa, lo que afecta al principio de congruencia.

El Tribunal Ambiental tomó la decisión de dejar la causa en estudio, lo que significa que ahora viene un periodo de análisis de los antecedentes que se presentaron con el fin de llegar a una decisión concreta.