En Chile actualmente hay más de 14.000 estudiantes que se forman a nivel técnico en carreras especializadas en energía, por lo que frente a esta realidad el primer poblamiento del Marco de Cualificaciones Técnico Profesional (MCTP) busca especializar a estudiantes para el futuro desarrollo energético del país y sus principales desafíos.

Este trabajo conjunto del Ministerio de Energía con Fundación Chile permitió desarrollar el primer poblamiento del MCTP para el sector, donde se impulsará el desarrollo de capital humano en temas propios de la energía, que sean capaces de enfrentar los desafíos reales de la industria y que, al mismo tiempo, favorezca las trayectorias laborales y educativas de los trabajadores.

Seminario

Este tema fue el seminario online «Desafíos de capital humano para la transición energética en Chile», que contó con un panel de especialistas compuesto por Marta Alonso, gerente general Sudamérica de GES – Global Energy Services; María Elena Fuentes, rectora del CFT Estatal Araucanía, y Gabriel Prudencio, jefe de División de Energías Sostenibles del Ministerio de Energía, además del gerente de Desarrollo Humano de Fundación Chile, Hernán Araneda.

En este primer poblamiento se indicó la necesidad de perfiles para la industria eléctrica, principalmente para la generación fotovoltaica, eólica, transmisión, distribución, comercialización, generación distribuida y eficiencia energética. Todo con el fin de dirigir la oferta de formación para cubrir los requerimientos del sector en virtud de la formación técnica que se necesita en el país.

Al respecto, el subsecretario de Energía, Francisco López señaló: «A partir de hoy, nuestro sector cuenta con una hoja de ruta para la formación de capacidades y descripción de sus perfiles laborales en Energía. De esta manera, los centros de formación técnica, institutos profesionales y las universidades, podrán orientar su oferta a las reales necesidades de la industria, con personas que contarán con las habilidades y competencias que el sector necesita. Y a la vez, las empresas del sector podrán contar con el talento necesario para dar soporte a estas nuevas exigencias de la industria».

Por su parte, Mónica Brevis, jefe de la División de Educación Superior Técnico Profesional del Mineduc, declaró que este instrumento tiene como principal misión «fortalecer y potenciar los puentes entre el mundo laboral y el mundo formativo, contribuyendo a una formación técnica más pertinente que forme personas con las competencias y cualificaciones que los sectores económicos requieren, mejorando la calidad de vida de las personas».