Con la instalación de dos esculturas de hormigón, una roja y otra gris de 6m de alto, del Premio Nacional de Artes (2009) Federico Assler, se dio por terminada la construcción del Centro de Observación de Cerro Dominador. Se trata de un mirador que además de tener vista panorámica a la planta, entregará información sobre qué es y cómo funciona la misma. Este lugar busca difundir la ciencia y fomentar el turismo científico en la zona.

«La idea del mirador es que sea un aporte de Cerro Dominador a la comunidad y al país, en que se combina el arte con la tecnología, ciencia e innovación», señaló Fernando González, CEO de Cerro Dominador, explicando también lo importante que es este proyecto tanto para la empresa como para la región.

Las obras que coronaron el proyecto, fueron creadas en el taller de Federico Assler, en el Cajón del Maipo, y se transportaron por tierra hasta el Desierto de Atacama para cimentar uno de los últimos hitos de cara a la próxima inauguración de lo que será la primera planta de concentración solar de potencia en América Latina.

«Queríamos hacer algo fuera de lo normal, no hacer una explanada donde la gente se pare y se tome fotos, queríamos hacer algo que agregue valor, que explique y que sirva para ver la tecnología, la innovación y la ciencia mezclada con el arte'», agregó el ejecutivo.

La primera etapa para Federico fue viajar a conocer la planta. “Estar ahí, mirando y tocando este elemento de hormigón que emerge del desierto, con casi 250 metros de altura, me impresionó muchísimo”. Respecto al proyecto completo, que contempla sus piezas escultóricas, el artista de casi 92 años dijo: “creo que este lugar representa al ser humano que investiga, que sueña, que tiene ese afán de construir y mezclar la ciencia y la tecnología”.

Historia 

«El proyecto puso su primera piedra en mayo de 2014, y el primer  espejo data de enero de 2015, fabricado e instalado por mujeres trabajadoras de María Elena. Gracias a estas enormes estructuras, que permiten reflejar la radiación a la torre central, se puede producir energía durante la noche cuando el sol deja de brillar». Este relato es parte de las historias que contará el Centro de Observación para retratar la historia de cómo se gestó este proyecto único.

Mediante material audiovisual e infografías, el mirador de Cerro Dominador explicará cómo funciona la planta y cuál es la historia detrás de los más de 3 mil trabajadores que estuvieron involucrados en este proyecto pionero en América Latina, que inyectará 210 MW de energía limpia capaz de abastecer a una ciudad del tamaño de Antofagasta.

 Cerro Dominador es una compañía propietaria del complejo Solar Cerro Dominador de 210 MW de capacidad; combinando una planta fotovoltaica de 100MW, y la primera planta termosolar de América Latina con 110 MW de capacidad y 17,5 horas de almacenamiento térmico. En conjunto, el campo solar del complejo alcanza las 1.000 hectáreas.

La compañía, propiedad de fondos administrados por EIG Global Energy Partners, busca contribuir a la transformación de la matriz energética desarrollando proyectos de energía renovable.