El viernes 9 se realizará la primera conferencia del ciclo  «Conversaciones Constituyentes: Construyendo una mirada común sobre la energía y la Nueva Constitución», que organiza Valgesta Energía, cuyo propósito es entregar una  visión del escenario energético para el proceso constituyente.

Los participantes del evento serán María Cristina Escudero, abogada y profesora del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile; Eugenio Evans, socio de Cubillos Evans Abogados y los diputados de la Comisión de Minería y Energía de la Cámara Baja, Francisco Eguiguren y Pablo Vidal, quien es el actual presidente de esta instancia legislativa, en un conversación que será moderada por Ramón Galaz, director ejecutivo de Valgesta Energía.

Andrés Romero, director de esta consultora, aborda con ELECTRICIDAD los detalles de la relación del sector energético con la nueva Constitución.

Uno de los principales puntos que plantea es el avance hacia la carbono neutralidad, donde el Estado pueda orientar una agenda de investigación, innovación y desarrollo de tecnologías para que Chile se convierta en un país competitivo en este rubro y nos permita construir un sector energético con valor agregado.

Discusión

¿Cómo ve la relación entre Nueva Constitución y sector energético?

Sin lugar a dudas temas como energía, agua y recursos naturales serán parte de la discusión constituyente, cómo ha sucedido en otros países de la región como México y Ecuador. Si pensamos que este es un nuevo pacto político, social, medioambiental, cultural y económico, el que nos va a fijar reglas del juego para los próximos 40 o 50 años, me parece adecuado que en el texto constitucional contemos con una declaración de hacia donde queremos caminar, lo que a mi parecer debiese ser una sociedad carbono neutral, basada en el uso de fuentes renovables y el buen uso de la energía.

¿Cómo debería pactarse la regulación eléctrica a partir de un cambio constitucional de esta envergadura?

La regulación eléctrica debiese enmarcarse dentro de la “meta” que disponga la Constitución. En este sentido, por ejemplo principios que han sido base de nuestro mercado eléctrico debiésemos cuestionarlos, como la neutralidad tecnológica. Ciertamente la ley debiese regular la estructuración de un mercado que se encamine hacia una carbono neutralidad como meta de largo plazo.

¿Qué tratamiento deberían tener las nuevas tecnologías energéticas en la discusión constitucional?

No me parece que la Constitución debiese regular una tecnología en particular. No obstante, creo que será muy relevante que podamos darle un rol estratégico al Estado, el que pueda orientar una agenda de investigación, innovación y desarrollo de tecnologías en las que podamos contar con las ventajas para ser competitivos, y donde el sector privado sea el motor del desarrollo. Creo en esta visión conjunta, donde el Estado en conjunto con el sector privado dan una mirada estratégica y no se deja solo a la “mano invisible” el destino de nuestro desarrollo.

¿Qué desafíos ve en la relación del sector energético con la nueva Constitución?

Creo que como sector no podemos dejar de lado esta discusión. Algunos dirán que no es necesario regular temas de energía en la Constitución; otros intentarán incorporar definiciones que podrían rigidizar un sector en constante evolución. Debemos buscar esa mirada común, aquel punto que nos permita construir un sector con mayor valor agregado, más inclusivo y que se transforma en un motor del desarrollo sostenible de Chile.

Inscríbase al conversatorio acá