Seguir trabajando de la mano con Chile es una de las expectativas que plantea Daniel Camác, presidente de la recién nacida Asociación Peruana de Hidrógeno (H2 Perú), que pretende fomentar el desarrollo de una nueva industria con este recurso energético, donde la cooperación con los países de la región es un aspecto relevante para avanzar en este industria.

En entrevista con ELECTRICIDAD, el ejecutivo señala que tanto Perú como Chile tienen un alto potencial de energía solar, en el que se puede trabajar para la producción del hidrógeno verde, por lo que también destaca los lazos creados con la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile).

Perspectivas

¿Cuál es el potencial que tiene Perú para producir H2 verde?

Perú tiene un potencial enorme por sus características geográficas de proveer una energía limpia a los peruanos y más, a largo plazo, de crear un mercado de exportación a aquellos países que carecen de fuentes renovables para generar su propio hidrógeno verde. Efectivamente, el Perú cuenta con una de las radiaciones solares más altas del planeta: 5,5 a 6,5 kWh por m2 y presenta un excelente recurso eólico en las zonas de Ica, Piura, Trujillo y Lambayeque. Hacia este objetivo de país exportador de hidrógeno verde, es necesario adoptar un compromiso integral que involucre a las autoridades del sector público y organismos privados para construir una red de producción y transporte que permita un acceso fácil a este recurso energético limpio.

Considerando el recurso gasífero, ¿Qué perspectivas tiene Perú para producir hidrógeno?

Considerando sus recursos en gas natural con el yacimiento de Camisea, Perú también tiene la oportunidad de desarrollar hidrógeno azul a costo competitivo. Producir hidrógeno a partir de gas natural y usando la tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CAC) es una opción muy seria para considerar: no es un hidrógeno totalmente libre de carbono, pero emite poco CO2. En un país como Perú, tenemos la inmensa ventaja de poder ser líderes en la producción de ambos hidrógenos, verde y azul.

¿Cuál es la capacidad instalada de Perú en energías renovables, como base para la producción de hidrógeno verde?

Según la Agencia Internacional de la Energía, Perú contaba a finales de 2019 con algo más de 6.600 megavatios de potencia renovable: 5.741 megas hidráulicos; 372 eólicos; 341 solares; 186 de bioenergía (173 bagazo + 13 de residuos renovables municipales). En 2020 entraron en operaciones cuatro centrales de energías renovables por casi 60 MW de capacidad.

Perú es un país minero, ¿Cómo ve el potencial de esta industria para el uso de hidrógeno verde y dónde se podría usar?

Si, Perú es un país minero y la minería es uno de los grandes consumidores puntuales de energía en el país, por ejemplo, en la minería del cobre sólo la mitad recae en electricidad y la otra mitad son combustibles fósiles (90% diésel). Aunque se pueda usar electricidad 100% renovable en minería aun faltaría descarbonizar la otra mitad de la energía utilizada, y es allí donde el hidrógeno verde puede ayudar. Es una pieza clave en el proceso de transición energética a emisiones netas cero de CO2, puesto que hay actividades que van a ser difíciles de electrificar como, por ejemplo, transporte marítimo o aéreo, camiones mineros (dumper) o procesos industriales. El H2 verde además ofrece la posibilidad de integrar un porcentaje de energías renovables mucho mayor pudiendo entregar energía limpia las 24h del día y sin comprometer la estabilidad del sistema.

El hidrógeno verde permite hacer más sustentables muchos usos de la energía y utilizar electricidad renovable en aplicaciones “no electrificables”; como por ejemplo en vehículos pesados de minería CAEX, vehículos de largo alcance (camiones, buses, barcos y aviones), o aquellos que operan 24/7 (grúa horquilla). El hidrógeno verde puede ser utilizado como insumo para otros procesos industriales: en refinerías, fundiciones, para producción de amoniaco (fertilizantes, explosivos industriales). La ventaja es que, en todos estos usos, el hidrógeno no genera emisiones de gases de efecto invernadero, luego puede ser un pilar fundamental en la descarbonización de la economía.

¿Cuál es el plan de H2 Perú en el corto plazo?

Observando el panorama global y regional, las ventajas excepcionales que tiene el Perú para producir hidrógeno verde y el potencial para su economía, junto con Carlos Diez Canseco y Gaelle Dupuis decidimos crear H2 Perú, Asociación Peruana de Hidrógeno para explorar el alcance de las oportunidades, la importancia que significa para el país y proponer una estrategia adecuada, junto con las organizaciones que están asociando. Se espera a través de esa asociación, sin fines de lucro, lograr un compromiso integral que involucre a las autoridades y organismos privados para construir una red de producción y de transporte que permita un acceso fácil a este recurso energético limpio.

Se busca generar el ecosistema del hidrógeno en Perú, para a la vez educar sobre hidrógeno verde, organizar espacios de interacción que nos permite intercambiar visiones, experiencias, y necesidades para identificar, vincularnos con nuestras homólogas a nivel internacional; tener representatividad ante los actores y autoridades del sector energético en Perú realizar estudios que nos permiten proponer una hoja de ruta país y ofrecer un marco operativo necesario al desarrollo de pilotos.

Cooperación

¿Cómo será el trabajo de colaboración con H2 Chile?

H2 Chile forma parte de nuestros aliados y nos está apoyando desde que nació esa idea. Gracias por su asesoría y experiencia previa hemos podido avanzar rápidamente con la creación de la asociación. Seguiremos trabajando de la mano, así como con las demás asociaciones de hidrógeno de Suramérica, para convertir la región en un líder de la energía del futuro.

¿Cómo aprecia el potencial de las energías renovables entre chile y Perú para producir hidrogeno?

El sur del Perú y el norte de Chile son espacios con recursos importantes de energía solar que pueden verse potenciadas con el desarrollo integrado de soluciones en hidrógeno. De todas formas, es un camino a explorar en el futuro.