El Decreto Supremo 16T de Precio Nudo Promedio (PNP) publicada el pasado sábado 20 de marzo de 2021 en el Diario Oficial determinó las tarifas fijas del segundo semestre del año pasado, donde se fija precios y reconoce los saldos adeudados de empresas y compañías distribuidoras, además de determinar el fondo de estabilización de precios.

El gerente comercial de Aela Energía -empresa asociada a GPM-A.G., César Vásquez, comenta a ELECTRICIDAD los detalles de este documento y su impacto en el sistema eléctrico.

¿Cuáles son las principales novedades que tiene el Decreto?

Se trata de un decreto de publicación semestral que fija las tarifas de clientes regulados para el periodo del segundo semestre de 2020. Es decir, tendrá aplicación retroactiva para el sistema. La principal novedad que tiene es que, al igual que el Decreto Supremo asociado al período anterior, como consecuencia del estallido social y la promulgación de la Ley 21.185 que crea un mecanismo transitorio de estabilización de precios, reconoce los saldos que son adeudados a las empresas generadoras que suministran a las compañías distribuidoras y aportan con un fondo de US$1.350 millones para congelas las tarifas a cliente final.

¿Qué se indica respecto a la estabilización del precio de la energía?

El informe técnico asociado a este Decreto Supremo indica cuál es el nivel de aporte que las empresas de generación han hecho de este fondo de estabilización de precios, que como dicho anteriormente, tiene un techo de US1.350 millones. Al respecto, la Comisión Nacional de Energía (CNE), estima que hasta fines del año hemos hecho uso de alrededor de US$ 940 millones, es decir, alrededor de 75% del límite total del fondo.

¿Qué impacto va a tener esta fijación de precio nudo en el sistema eléctrico?

En lo que respecta a los hogares chilenos, en lo inmediato no habrá impacto, pues los precios a cliente final están congelados a raíz de la Ley 21.185 que fija estos precios. Desde la perspectiva de los generadores suministradores, en primer lugar, calcula el nuevo factor de ajuste a la baja que se aplica a las tarifas de energía para efecto de lograr este congelamiento, este factor es de 0,879. Esto quiere decir que alrededor del 12% de la recaudación que debiesen percibir los generadores, entre los cuáles se encuentra una relevante cantidad de compañías ERNC, queda retenido como una cuenta por cobrar, que para el caso de un grupo de compañías del sector, ha sido monetizada con la banca internacional para suplir los déficits sufrido en los ingresos percibidos