Enel Chile alcanzó una pérdida de $50.860 millones a diciembre de 2020, que se compara con una ganancia de Ch$ 296.154 millones en el año anterior.

Paolo Pallotti, gerente general de la empresa, señaló que 2020 «sin duda fue un año desafiante para todos. Un año que, pese a las dificultades, como Enel Chile logramos asegurar la continuidad operacional y entregar a nuestros clientes las soluciones adecuadas al periodo de contingencia sanitaria, velando para la seguridad de todos nuestros colegas y nuestros colaboradores».

El ejecutivo destacó el proceso de descarbonización de la empresa como el principal hito del año pasado: «Durante este último trimestre dimos un gran paso en nuestra estrategia de descarbonización, con el cierre de Bocamina I el 31 de diciembre de 2020, con tres años de adelanto. En paralelo siguen en marcha nuestros proyectos de desarrollo de energías renovables en distintos lugares del país, que completan en total más de 1,3 GW de proyectos en construcción. Seguimos firmes en nuestro objetivo de llegar al 77% de energía renovable al 2023 y llegar a este año con nuestras emisiones directas bajo 100gCO2/kWh y una generación sin emisiones directas por el 90%».

Durante el cuarto trimestre de 2020, el Ebitda de la compañia se incrementó 13,6%, al llegar a $276.920 millones debido principalmente a menores costos operacionales. Al aislar los efectos extraordinarios asociados principalmente al proceso de descarbonización, el Ebitda aumentó 15,8% respecto al cuarto trimestre de 2019, al totalizar $282.342 millones.

En materia de sustentabilidad, la empresa resaltó la distinción en la categoría Silver Class de «The Sustainability Yearbook» de S&P Global, además de lograr el primer lugar en las tres categorías del Dow Jones Sustainability Index en las que puede estar presente: Emerging Markets, Mercado Integrado de la Alianza del Pacifico (MILA) y Chile.

También fue confirmada en el FTSE4Good Emerging Index y Vigeo Eiris Best Emerging Markets ranking, MSCI y ISS mejorando la evaluación de estos analistas respeto al desempeño en la gestión de los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza”.