(Acera / El Mercurio de Antofagasta) Chile se impuso la meta que al 2025 el 20% de su matriz energética fuera en base a energías limpias, objetivo que superó ya en 2020 que cerró con una participación anual de un 26,57%, de acuerdo a un reporte del Coordinador Eléctrico Nacional. Otras metas, como la de la descarbonización proyectada para 2050, ya son consideradas insuficientes.

El director de Estudios de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera), Darío Morales, consultado sobre si considera que es necesario ajustar la mira en estas materias, dijo que “absolutamente”, pues “el proceso de ponernos metas no sólo sirve para guiar los esfuerzos del sector público y privado en una dirección concreta, sino que también nos ayuda a aprender en el desarrollo de políticas públicas”.
La meta importa

En este sentido, el Doctor en Ingeniería Eléctrica especificó que la meta del 20% de energías renovables no convencionales (ERNC) al 2025 se cumplió 5 años antes, mientras que la meta de un 70% de energías renovables al 2050, que fue fijada en 2015, probablemente se cumpla cerca del año 2030.

En términos de capacidad instalada, el 2020 finalizó con un 27,5% de centrales ERNC y en términos de energía, representaron un 22% de la energía eléctrica producida, precisó el ejecutivo de Acera.

“Así podemos ver que el desarrollo de la industria ha ido bastante más rápido de lo que lo ha hecho la política pública y la regulación. En este sentido es fundamental que las nuevas metas que nos pongamos se basen en análisis rigurosos que nos permitan ponderar adecuadamente sus costos y beneficios”, complementó Morales.