Por medio del documento «Desafíos de la Transición Energética en el Mercado Chileno:  Visión Técnica & Legislativa», la Cámara Chileno-Australiana de Comercio (Auscham), realizó un análisis para la industria energética. En el mismo, el cual fue elaborado por Christian Véliz-Varas, Presidente Comité Energía

Diego Peña, Abogado y Socio Auscham, se plantea que «tanto Chile como Australia se posicionan como países con un gran potencial de transformarse en líderes en esta transición energética». 

Le invitamos a leer el texto íntegramente:

Chile ha iniciado un proceso de aceleración en la transición energética hacia una matriz más competitiva y sustentable.  Bajo este argumento el comité de energía de AUSCHAM tiene el compromiso de difundir e informar lecciones aprendidas y mejores prácticas desarrolladas entre Chile – Australia, que nos permitan ser un facilitador de excelencia para nuestras empresas socias y que nos permita posicionarnos como entidades de liderazgo en el cambio de las matrices energéticas de reducción de emisiones en línea con la estrategia nacional.

Tanto Chile como Australia se posicionan como países con un gran potencial de transformarse en líderes en esta transición energética gracias a la abundancia de sus recursos naturales para generar electricidad desde fuentes renovables y limpias como también gracias a lo competitivos que son en costos para desarrollar la economía del hidrógeno verde.

Considerando lo anterior, sumado a su geografía, en los últimos meses, Chile se ha visualizado como un potencial exportador de energía verde, renovables y sustentables por medio del desarrollo de la economía del hidrógeno verde. 

Los principales desafíos y oportunidades que tiene Chile para desarrollar lo anterior, incluyen los siguientes elementos claves: transferencia de conocimiento tecnológico, desarrollo de estándares y regulaciones aplicadas a toda la cadena de valor de la producción, atracción de inversiones que permitan desarrollar el potencial renovable del país y las etapas tempranas en el desarrollo de nuevas tecnologías, usando el hidrógeno verde como vector energético clave para el almacenamiento, distribución y uso de la energía.

El hidrógeno asimismo puede ser utilizado como fuente de materia prima para un amplio rango de productos que pueden incluir el amoniaco verde como combustible y que a su vez puede ser un vector para la producción de fertilizantes verdes; el acero y aluminio verdes; combustibles y productos químicos y petroquímicos verdes.  Aparte de la posibilidad de descarbonizar el transporte minero y de transporte pesado por carretera y por vías ferroviarias, reemplazando los combustibles fósiles por un combustible cero emisiones.

Para enfrentar este desafío, será clave el desarrollo de la regulación aplicable al hidrógeno verde en las distintas etapas que comprenden la cadena de valor, desde la materia prima hasta su uso final, la cual al día de hoy es insuficiente e inorgánica. En este proceso es fundamental compartir y recoger experiencias que nos permitan avanzar en una legislación dinámica que incluya los incentivos correctos para facilitar el desarrollo competitivo de esta industria y así atender la creciente demanda de energía con métodos de producción que contribuyan a la agenda de carbono neutralidad.

Finalmente, los invitamos para este 2021 a participar en los seminarios virtuales que el comité de energía está planificando desarrollar con el objetivo de compartir experiencias, aprendizajes y proyectos que surgen de la natural sinergia Australia – Chile, asociados a la transición energética, como tecnologías Power-to-X (Ptx), biocombustibles, entre otros.