La Concentración Solar de Potencia (CSP) y la desalinización son dos aplicaciones tecnológicas que cuentan con mayor factibilidad de certificar un potencial de reducción de emisiones, según lo señala el estudio «Análisis de usos del mercado del carbono para cuatro tipología de proyectos estratégicos para la carbono neutralidad», el cual fue elaborado por  el Programa 4e de GIZ en Chile, en cooperación con el Ministerio de Energía y financiados por el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación Natural y Seguridad Nuclear de Alemania (BMU).

El objetivo general del trabajo fue determinar el aporte que el uso de mercados de carbono internacionales y domésticos pueda significar en la aceleración de la implementación de cuatro tipologías de proyecto prioritarias para la descarbonización del sector energético de Chile.

Los proyectos considerados fueron los que generan electricidad mediante Concentración Solar de Potencia (CSP), la reconversión de centrales termoeléctricas a carbón a sistema de almacenamiento con Batería Carnot, el bombeo y almacenamiento hidráulico con energías renovables, y el reemplazo de fuente de energía de la red por energías renovables en plantas de desalinización de agua de mar existentes (Desalinización).

Para cada una de estas iniciativas se consideraron las tendencias tecnológicas y el contexto real del mercado energético chileno, desarrollando su evaluación económica, contemplando dos escenarios de construcción (2021 y 2025), junto con estimar el respectivo potencial de reducción de emisiones de GEI.

Resultados

Es así como se determinó que la CSP y la desalinización cuentan con una mayor factibilidad para certificar un potencial de reducción de emisiones, donde la primera aplicación podría disminuir 147.000 toneladas de emisiones de CO2 al año, si la construcción de un proyecto de este tipo se iniciara este año. En cambio, si se inicia en 2025 su potencial de reducción de emisiones sería de 122.000 toneladas de CO2.

Para un proyecto de desalinización, se estima un baja de emisiones de 307 toneladas de CO2, si se inicia en 2021, mientras que si se construye desde 2025 se reducirían en 227 toneladas.

Como conclusión el estudio sostiene que, «si bien los mercados del carbono pueden aportar ingresos complementarios a otros tipos de financiamiento en algunos casos, se requieren ciertas condiciones específicas de mercado, entre ellas precios mucho mayores a los observados históricamente (es decir por sobre 35 USD/tonCO2 en el caso de CSP o 50 USD/ton en el de desalinización), para que los mercados del carbono logren rentabilizar por sí mismos estas tipologías de proyecto».