La empresa Opdenergy inició los trabajos de construcción del Parque Fotovoltaico Sol de Los Andes ubicado en la región de Atacama, que contará con una capacidad de alrededor de 104 MW de potencia instalada, lo que supone una inversión de US$ 90 millones y estará compuesto por 239.580 módulos fotovoltaicos.

Se trata del segundo proyecto a gran escala de la compañía en el país, ya que el primero es el Parque Eólico La Estrella, otro proyecto que se encuentra en fase de construcción en la región de O´Higgins.

Características

El proyecto se encuentra ubicado a 15 kilómetros de la comuna de Diego de Almagro, en la Región de Atacama, en una zona con altos índices de radiación, por lo que cuenta con las condiciones ideales para el aprovechamiento de la energía solar, las que, junto a un proceso de ingeniería exhaustiva, permitirán que el parque opere con niveles óptimos de eficiencia.

«La construcción de este proyecto, que generará más de 340 empleos en la región, al tiempo que cumple con estrictos protocolos sanitarios, avanza según los plazos establecidos tras haber recibido en planta buena parte de los materiales. Asimismo, Sol de los Andes producirá el 50% de la energía comprometida por la compañía a través del contrato adjudicado en la “Licitación de Suministro para Clientes sometidos a Regulación de precios 2015/01», informó la empresa.

Carlos Ortiz, Country Manager de Opdenergy en Chile, afirmó que, «pese a los desafíos que nos plantea la prevención de contagios y las restricciones de movilidad, podamos terminar su construcción y entrar en operación el tercer trimestre de 2021, aportando así a la matriz verde del país y a la reactivación económica de la región».

La empresa cuenta en Chile con una cartera de inversiones solares y eólicas por un valor de más de US$ 800 millones para alcanzar 1GW en los próximos cuatro años.

Además de los proyectos a gran escala, está construyendo tres proyectos fotovoltaicos correspondiente al segmento de PMGD (Pequeños Medios de Generación Distribuida) en la Región de Valparaíso. De esta forma, sumará 182 MW en Chile, equivalente a evitar la emisión de 23.500 toneladas de CO2 al comparar con otras fuentes de energía, convirtiéndose en un actor relevante dentro de la industria nacional.