Electromovilidad de la Universidad Adolfo Ibáñez (Emuai) nació en 2017 con el objetivo de participar en la Carrera Solar de Atacama 2018, donde obtuvieron el primer lugar en la categoría híbrida biplaza. Y ahora el modelo de creado en el país se prepara para participar en la Bridgestone World Solar Challenge, la carrera de autos solares más importante del mundo, que se realiza en Australia cada dos años.

Camila Pozas, encargada de Logística de Emuai, señala a ELECTRICIDAD la relevancia que tiene esta competencia a nivel mundial, «ya que esta es la cuna de la innovación con respecto a energías renovables y electromovilidad, ya que la competitividad es muy alta debido a que participan las mejores universidades del mundo, como por ejemplo TU Delft, Stanford, Michigan entre otras. Este año la carrera comienza el 9 de octubre y finaliza el 30 del mismo mes».

Diseño

Es así como el equipo de Emuai diseñó un vehículo full solar, el tendrá sólo 3 ruedas, buscando aumentar su eficiencia, para lo cual fue elaborado según las regulaciones de la competencia. Contará con un banco de baterías de 5100 Wh de capacidad efectiva.

«Podría parecer poco, pero gracias a sus paneles solares integrados en el techo, la autonomía es infinita en la práctica. Solo se necesita sol, lo cual es esencial para cruzar Australia, ya que nunca se conectará a la corriente, y sólo se moverán con la energía del sol y la carga inicial del auto para viajar más de 3.000 kilómetros en menos de una semana. La potencia del motor será de 2 kWh, lo que les permite viajar a una velocidad máxima de 110 km/h». explica Camila Pozas.

«Lo destacable de este motor en realidad es su eficiencia, ya que es de alrededor del 95%, a diferencia de uno de combustión interna que es alrededor de 30%. Los paneles solares serán curvos y seguirán la forma del auto para así no perjudicar la aerodinámica de este. Toda la estructura interna y externa del vehículo se fabricará en fibra de carbono gracias a la colaboración de la empresa chilena Green Composites. De esta forma el vehículo será muy liviano y resistente, pesando menos de 200 kg», añade.

emuai

Además, el vehículo contará con una pantalla en el volante para que el piloto tenga toda la información relevante, parecido a como en la Fórmula I, además de cámaras retrovisoras para reemplazar los espejos, enviando también datos en tiempo real a un vehículo escolta que los analizará para poder tomar decisiones importantes, como por ejemplo a la velocidad a la que se debe avanzar.

Camila Pozas sostiene la importancia de este desafío, pues «la gran mayoría del equipo aún somos estudiantes entonces tenemos que compatibilizar nuestros estudios con la construcción y preparación de la carrera pero las ganas de participar y representar a nuestro país son más grandes. Además, el proyecto es innovador para la energía fotovoltaica tanto eficiencia energética como para la electromovilidad que cada vez se va sumando a nuestro día a día y avanza a pasos agigantados».