La continuidad y estabilidad de la política energética en un año de elecciones, junto al proceso de salida de centrales a carbón del sistema y el desarrollo de propuestas para avanzar hacia las redes eléctricas del futuro, son los principales temas que aprecia para 2021 la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.).

Carlos Finat, director ejecutivo del gremio, detalla a ELECTRICIDAD cada uno de estos puntos que son de primera importancia para el sector que representa.

1. Año de elecciones y la continuidad/estabilidad de la política energética

«Las elecciones presidenciales y de los integrantes de la Comisión Constituyente agrega un desafío muy importante y prioritario para la industria de las energías renovables y en particular para Acera. Se vuelve indispensable transmitir una visión clara y con respaldo técnico de los desafíos del mercado eléctrico en el mediano y largo plazo, donde se sigan fomentando las energías renovables, en particular las ERNC, para alcanzar un Chile 100% renovable y con la solidez institucional que ha mantenido hasta el momento», señala.

Es así como el ejecutivo señala la necesidad de mantener la consistencia y estabilidad regulatoria del marco legal del mercado eléctrico: «Vemos con preocupación que, con diferentes ajustes a lo largo del tiempo, la normativa ha podido responder a las necesidades de energía eléctrica de nuestro país, pues ha sido objeto de iniciativas regulatorias en las que no ha estado presente el debido análisis ambiental, social, económico y técnico, que siempre es necesario para que un sector como este, que requiere grandes inversiones y compromisos de largo plazo, mantenga su atractivo para los inversionistas».

Y agrega: «Este es justamente el mensaje que, desde el gremio renovable, debemos saber transmitir a los candidatos a las diferentes elecciones que vivirá Chile durante 2021».

2. Avances en el cronograma de retiro acelerado de centrales a carbón.

Según Finat, el carbón debe ser abandonado como combustible en todos los sectores. «Creemos que la fecha final de cierre de las centrales que usan ese combustible necesita ser analizada en profundidad para que sea de la forma más acelerada posible, pero con la robustez necesaria del sistema eléctrico para que la transición energética cumpla su objetivo. Hoy resulta posible pensar en que las centrales a carbón salgan de servicio en su totalidad antes del 2040, que es la fecha acordada entre el Gobierno y las empresas propietarias», afirma.

A su juicio, el adelanto de este proceso «sería una muy buena noticia para Chile, pero es fundamental analizar los efectos y costos de los nuevos plazos planteados, con los debidos respaldos técnicos y que sean esos análisis los que inspiren la mejor decisión para el país. De esta manera, estamos seguros de que podremos continuar por el camino de la descarbonización de manera segura y decidida».

3. Análisis y propuestas de desarrollo para la red eléctrica del futuro.

Para el representante gremial, la acelerada tasa de incorporación de ERNC y el retiro o reconversión de las centrales termoeléctricas a carbón son procesos que requieren la expansión de las capacidades de transmisión del sistema eléctrico, por lo que asegura que es una materia que «debe abordarse ahora, dado los plazos de licitación, construcción y puesta de servicio de este tipo de instalaciones, que pueden alcanzar 10 o más años».

Señala que red debe ofrecer un servicio estable, con alta disponibilidad y flexible para adaptarse a los diferentes estados de operación que exige una alta penetración de generación ERNC. «Asimismo, debe diseñarse con las capacidades adecuadas para no convertirse en un cuello de botella que restrinja los beneficios de un mercado competitivo en el que los consumidores pueden elegir la mejor opción para el suministro de sus necesidades de energía», precisa

«La mirada de futuro es clave para una planificación adecuada, especialmente considerando lo rápido que avanza la innovación en el sector energía. Sólo hace unos años imaginar a Chile con centrales eólicas o solares fotovoltaicas era impensable para algunos. Ahora tenemos la principal central de concentración solar de potencia de Latinoamérica, la primera central geotérmica de Sudamérica y mientras observamos, ya se están gestando nuevas opciones que ni siquiera podemos dimensionar», concluye el ejecutivo.