Diez son las recomendaciones y acuerdos que surgieron en la Mesa de trabajo público-privada sobre mecanismos de emisiones transables, las cuales se dieron a conocer como un «instrumento flexible para cimentar la ruta a la carbono neutralidad», donde se presentaron propuestas de herramientas económicas que permitan acelerar este proceso.

En este documento recoge las actividades realizadas en esta instancia de trabajo entre 2018 y 2019, liderada por el Ministerio de Energía y los proyectos Precio al Carbono Chile y al Programa 4e de GIZ en Chile, el cual es parte de los compromisos de la Ruta Energética 2018-2022.

Objetivos

Los objetivos para la implementación de un mecanismo de permisos de emisión transables (ETS, por sus siglas en inglés) fueron sentar las bases para apoyar una descarbonización costo-efectiva en el sector energía, considerando los sectores de generación eléctrica, industria, minería, transporte y comercial, público y residencial (CPR), además de preparar las bases para aprovechar las oportunidades de cooperación internacional que se abren en el marco del Acuerdo de Paris, la Alianza del Pacífico y la iniciativa Carbon Pricing de Las Américas (CPA).

La mesa identificó diez pasos para el diseño de este tipo de mecanismo: ámbito de aplicación; límite de emisiones; asignación; compensaciones; flexibilidad temporal; estabilidad de mercado; cumplimiento y vigilancia; partes interesadas; vinculación, e implementación evaluación y mejoramiento.

Dentro de las resultados de la mesa, se destacó el planteamiento de que los sectores mejor preparados para ser parte de un mecanismo de emisiones transables son la generación eléctrica, la industria y la minería.

También se abordó la asignación de derechos de emisión, en que se planteó la necesidad de «hacer coincidir los métodos de asignación con los objetivos de política pública; definir la elegibilidad y el método de asignación gratuita y equilibrar subastas a través del tiempo», junto a la definición de los nuevos operadores, los cierres y las remociones.

En esta línea, en las mesas se indicó que el sector energético es el mejor preparado para participar en subastas, debido a que cuenta con capacidad financiera y experiencia en la implementación del impuesto al carbono, «lo que demandaría menores niveles de ajuste».

Finalmente, el documento con las conclusiones de la Mesa de trabajo plantea que «la nueva realidad chilena respecto a políticas climáticas, sumado a la necesidad de reponerse ante la crisis mundial del Coronavirus, son un aliciente para que las discusiones sostenidas en esta mesa de ETS (mecanismo de emisiones transables) continúen».

«En este contexto, se torna de gran interés el profundizar en los vínculos entre el uso de instrumentos de mercado en la reactivación sostenible en el país y el logro de la meta de carbono neutralidad de largo plazo», se señala.

«A efectos de aportar con los análisis y procesos consultivos que se derivarán de las nuevas regulaciones climáticas, y obtener una posición del sector energético respecto de distintos instrumentos de mercado de carbono que faciliten la mitigación de emisiones y el cumplimiento de las NDCs, se propone que el foco del trabajo de esta mesa continúe siendo de carácter técnico, bajo la coordinación del Ministerio de Energía. Con especial énfasis al entendimiento de los instrumentos propuestos en el Proyecto de Ley Marco de Cambio Climático (previo a su aprobación), y de alternativas como un sistema de transacción de emisiones (en combinación con compensaciones y el impuesto actual) en su rol de apoyar, o incluso acelerar, la descarbonización de la matriz energética y una reactivación económica verde», se agrega.

Además, se indica que, para seguir con la evaluación y propuestas de una conjunto de instrumentos económicos para el sector energético, se debería avanzar a una «Mesa Técnica sobre instrumentos económicos para acelerar la transición energética», «siendo nuevamente una instancia público-privada, que contaría con los ministerios clave y representantes de empresas vinculadas al sector energía, reuniéndose, al menos, cada dos meses».

Entre los representantes del sector privado que participaron en la mesa estuvieron Generadoras de Chile, Acera A.G., Consejo Minero, CPC y la Sofofa.