Los precios de los paquetes de baterías de iones de litio, que estaban por encima de US$1.100 por kWh en 2010, cayeron 89%, ubicándose en un promedio US$137/ kWh en 2020. Para 2023, los precios promedio estarán cerca a US$100/ kWh, según indicó el último pronóstico de la empresa de investigación BloombergNEF (BNEF).

Según la encuesta, por primera vez, se han informado precios de paquetes de baterías de menos de $100/kWh, siendo baterías en autobuses eléctricos en China. Si bien estos fueron los precios más bajos reportados, el precio promedio ponderado por volumen de los autobuses electrónicos en China fue ligeramente más alto, de US$105/kWh.

Proyecciones

Los precios de los paquetes de vehículos eléctricos con batería (BEV) son de US$ 126/kWh sobre una base promedio ponderada por volumen. A nivel de celda, los precios promedio de BEV eran de US$ 100/kWh. Esto indica que, en promedio, la parte del paquete de baterías del precio total representa el 21%.

La Encuesta de precios de baterías 2020 de BNEF, que considera vehículos eléctricos de pasajeros, autobuses electrónicos, vehículos eléctricos comerciales y almacenamiento estacionario, predice que para 2023 los precios promedio de los paquetes serán de US$101/kWh. Es en torno a este precio que los fabricantes de automóviles deberían poder producir y vender vehículos eléctricos para el mercado masivo al mismo precio (y con el mismo margen) que los vehículos de combustión interna comparables en algunos mercados. Esto supone que no hay subsidios disponibles, pero las estrategias de precios reales variarán según el fabricante de automóviles y la geografía.

Las reducciones de precios en 2020 se deben al aumento de los tamaños de los pedidos, el crecimiento de las ventas de BEV y la introducción de nuevos diseños de envases. Las nuevas químicas de los cátodos y la caída de los costos de fabricación harán que los precios bajen a corto plazo. Los precios de los materiales de cátodos han caído desde que alcanzaron un máximo en la primavera de 2018, encontrando un nivel más estable durante 2020.

De acuerdo con BNEF, «el camino para lograr US$ 101/kWh para 2023 parece claro, incluso si indudablemente habrá contratiempos, como aumentos en el precio de las materias primas, en el camino. Hay mucha menos certeza sobre cómo la industria reducirá los precios aún más desde US$ 100/ kWh hasta nuestra expectativa de US$58/kWh para 2030».

Una posible ruta para lograr estos precios más bajos es la adopción de baterías de estado sólido. BloombergNEF espera que estas celdas puedan fabricarse al 40% del costo de las baterías de iones de litio actuales, cuando se producen a escala. «Estas reducciones provendrían de ahorros en la lista de materiales y en el costo de producción, equipos y la adopción de nuevos cátodos de alta densidad energética. Para lograr estos precios reducidos, es necesario establecer la cadena de suministro de materiales clave, como los electrolitos sólidos, que no se utilizan en las baterías de iones de litio en la actualidad», se indicó.