El Primer Tribunal Ambiental autorizó la medida provisional para detener las obras de construcción de trazado eléctrico de la Red Eléctrica del Norte (Redenor)  en las regiones de Arica y Parinacota, y Tarapacá, con el objetivo de evitar «el daño inminente en el ciclo reproductivo de la especie protegida Golondrina de Mar Negra».

La solicitud fue ingresada por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) tiene su fundamento en que partes de las obras cruzan por sitios de nidificación de la Golondrina de mar negra (Oceanodroma markhami) y se pudo constatar que la empresa no cumplió con lo establecido como medida de mitigación, tendiente a no realizar trabajos en temporada de nidificación de las aves.

El proyecto «Nuevas Líneas 2×220 kV entre Parinacota y Cóndores» de la Red Eléctrica del Norte S.A., tiene como objetivo satisfacer la demanda de energía eléctrica de las regiones de Arica y Parinacota y de Tarapacá, específicamente en las comunas de Arica, Camarones, Alto Hospicio, Pozo Almonte y Huara. Cuenta con calificación ambiental favorable del SEA mediante resolución exenta N°1112 del 29 de noviembre de 2019.

Especie protegida

La constatación fue hecha por el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) en el sector denominado «subcolonia Pampa Camarones», lo que fue informado a la SMA y dio pie a la solicitud de medida provisional ingresada al tribunal.
Es importante tener presente que al momento de la evaluación ambiental se consideró como impacto significativo el hecho que el trazado eléctrico pasará por lugares de nidificación, por lo que en la Resolución de Calificación Ambiental, RCA, la empresa comprometió que no se efectuarían obras en temporada de nidificación.

La dictación de la medida provisional pre procedimental está contemplada en la letra d) del artículo 48 de la Ley Orgánica de la Superintendencia del Medio Ambiente.

La Golondrina de Mar Negra es una de las aves marinas menos conocidas en el mundo ya que existe escasa información sobre sus sitios de reproducción y la mayoría de las colonias fueron descubiertas recientemente por lo que su estado de conservación global es de “Datos Insuficientes”.

En Chile, se encuentra clasificada como una especie «en peligro». En 2018 fue evaluada su categoría de conservación y clasificada en el D.S. N°79/2018 que aprueba y oficializa la clasificación de especies según el estado de conservación.