Varios fueron los proyectos para producir hidrógeno mediante energías renovables dentro de la Región de Magallanes que se dieron a conocer en la última conferencia del ciclo Cavendish Tour Patagonia, donde se destacó el potencial de recursos con que cuenta esta zona, en que se contemplan pilotos para usar este recurso como combustibles de barcos, además de generarlo a través de energía eólica para su transformación en amoniaco exportable.

Los participantes del evento, que organiza el Club de Innovación y la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile), resaltaron el aporte que suponen estas iniciativas para que el país cumpla las metas de carbono neutralidad que ha comprometido, junto ser  un aporte para el desarrollo de una industria nacional que produzca hidrógeno sin emisiones.

Pilotos

La primera exposición estuvo a cargo de Patricia Palacios, CEO de HIF Global, quien presentó el proyecto de una planta piloto de eco combustible en Magallanes, para cuya producción se usaría el recurso eólico para accionar el proceso de electrólisis para generar hidrógeno, el cual está contemplado entrar en operaciones para abril de 2022.

El potencial de Magallanes para producir este elemento fue valorado por James Lee Stancampiano, gerente general de Enel Green Power Chile, quien sostuvo que el hidrógeno verde producido en plantas de energía renovable, ubicadas en un solo territorio, alcanzarían precios competitivos, por lo que planteó la relevancia de contar con un marco regulatorio «para hacer negocios rentables».

Engie Chile también mostró el proyecto Selkman para producir hidrógeno en Tierra del Fuego mediante energía eólica, el cual posteriormente se transformarán en amoniaco para se exportado por barco a Corea, Estados Unidos y Alemania.

La introducción del hidrógeno como fuente energética en el sistema eléctrico mediano de Punta Arenas fue abordada por el CEO de Pecket Energy, Pablo Benario, quien precisó la necesidad que en esta zona se reconozcan los sistemas de almacenamiento de energía dentro de la regulación tarifaria territorial.

Astilleros Asenav fue otra empresa que presentó un proyecto piloto de hidrógeno verde, para ser utilizado como combustible en el transporte marítimo de salmones vivos, señalando que esto contribuiría a reducir la huella de carbono de las empresas acuícolas.

El otro proyecto mostrado fue el de la alianza europea-chilena Arichile, que busca producir hidrógeno verde en Magallanes, con un prototipo de 1 MW en base a agua de mar.

Finalmente se dieron a conocer tres proyectos priorizados en el Programa de Mentorías del Cavendish Tour, que serán guiados por un equipo de expertos para poder materializar las iniciativas, entre las cuales están la generación de hidrógeno mediante auto electrólisis de árboles vivos, que busca desarrollarse en la Región del Biobío, además de la generación de hidrógeno con energía eólica en Chile chico, en Aysén, y el proyecto Puerto Williams-ciudad verde, que pretende implementarse en esa zona.