La actividad de la industria de la Ingeniería cayó un 4,5% el tercer trimestre respecto del trimestre anterior, y un 10,2% respecto a 2019, según el Índice de la Actividad de la Industria de la Ingeniería (ICON), estudio realizado por la Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería de Chile (AIC).

Esta variación negativa está afectada fundamentalmente por la caída en los servicios de ingeniería de los sectores minería e infraestructura, los cuales tienen el mayor peso en la actividad, debido al impacto del estallido social de octubre del año pasado y a las restricciones sanitarias ocasionadas por la pandemia del Covid-19, lo que se reflejó «en la suspensión de las inversiones declaradas, detención y ralentización de los proyectos los cuales afectaron fuertemente la actividad de ingeniería y la productividad de dichos servicios».

De acuerdo con el gremio, el indicador sectorial es consistente con el Informe de Percepción de Negocios que prepara el Banco Central, «que en la versión de noviembre señala que las inversiones para el año 2021 estarán enfocadas en renovar infraestructura existente y automatizar procesos». También coincide con el Imacec minero, que bajó 1,9% en septiembre, «en total concordancia con la caída de los indicadores de la industria de la ingeniería de consulta».

La AIC detectó que la ingeniería preinversional tuvo un leve crecimiento en su actividad de 2,8%, respecto al segundo trimestre, debido a que las postergaciones de inversiones han permitido el desarrollo de un pequeño stock de proyectos para la actividad del siguiente período. «Esto refleja que las compañías públicas y privadas no están aprovechando adecuadamente el tiempo actual, con menores inversiones en implementación de proyectos, para estudiar nuevas oportunidades de inversión futura y optimización de procesos, lo que les generaría valor en el largo plazo», indica el análisis gremial.

«Esta situación se explica claramente en la ingeniería de detalle que permite implementar proyectos de inversión, que cae en su actividad en un 7,1% respecto del trimestre anterior, ocasionado principalmente por la postergación o detención de proyectos», se agrega.

El área de gerenciamiento e inspección técnica de obras, por su lado, tuvo una caída que alcanzó 5,4%, dada la paralización de algunas actividades, mayores plazos de ejecución y postergación de inicios de faenas. Esta área respecto al año anterior presenta una caída de 4,8%.

El gremio prevé que las proyecciones se mantengan una tendencia a la baja, por lo que señaló que revertirla «implicaría generar políticas públicas que favorezcan acelerar proyectos de inversión y procesos de adjudicación de licitaciones, tanto públicos como privados».