Una cobertura eficiente de reconversión de hasta 70% de la capacidad instalada a carbón en el sistema eléctrico local estima el Coordinador Eléctrico Nacional en caso de que se reemplace esta fuente energética con sistemas de baterías de carnot, como una «alternativa habilitante del proceso de descarbonización».

Así lo señaló el presidente del Consejo Directivo del organismo, Juan Carlos Olmedo, durante el webinar «Tecnologías de Reconversión de Termoeléctricas«, el cual también contó con la participación de Michael Geyer, asesor senior del German Aerospace Center (DLR); Carlos Barría, jefe de la División de Prospectiva y Análisis Regulatorio y de la División de Medio Ambiente y Cambio Climático del Ministerio de Energía, y Rainer Schröer, director del Programa 4e de la GIZ.

Baterías carnot

Según Olmedo, la reconversión de carbón a baterías carnot lograr una «reducción efectiva de emisiones, además de que esta tecnología son complementarias con la energía solar fotovoltaica», por lo que estimó que los primeros proyectos de reemplazo podrían realizarse en la zona norte del sistema eléctrico.

Otras características de las baterías carnot destacada por el representante del organismo coordinador fueron:

-Al ser generadores síncronos aportan inercia al sistema en modo generación y alta capacidad de reserva para control rápido de frecuencia en modo carga.

-Tiene una alta eficiencia en el uso del sistema de transmisión, aportando a reducir condiciones de congestión en plazos inferiores al desarrollo de nuevas líneas.

-Son un sistema de almacenamiento que transforma energía renovable variable en energía renovable gestionable.

-Permite el reciclaje de infraestructura eléctrica existente con aporte al medioambiente y reduce el impacto en el empleo local por cierre de centrales.

Para finalizar, Olmedo planteó que el potencial preliminar de reconversión, usando la capacidad de transmisión existente, alcanza a 1.640 MW, que equivalente a un tercio de la capacidad instalada del carbón, «por lo que vemos que el sistema de baterías de carnot se transforma en una alternativa viable, altamente atractiva y competitiva en cuanto a costos, al proveer almacenamiento, inercia y potencia de circuito».

GIZ

Más de 200 personas se conectaron al webinar, el cual fue abierto por Rainer Schröer, director del Programa 4e de la GIZ, quien señaló que la reconversión de termoeléctricas a carbón a centrales de almacenamiento térmico, usando energías renovables y sales, ha sido una de las principales líneas de trabajo en los últimos dos años, aportando con estudios y conocimiento técnicos para promover este tipo de soluciones en Chile y el mundo.

Posteriormente Michael Geyer abordó las potencialidades que tiene Chile para poder de convertir las plantas a carbón, como contar con las sales que se ubican en el norte del país, la energía renovable a precio competitivo, su complementariedad con la energía solar y la cercanía a los centros de consumo. Además, señaló que las plantas termoeléctricas tienen la factibilidad para ser reconvertidas de acuerdo a los análisis que se han desarrollaron en conjunto GIZ.

Por su parte Carlos Barría comentó las perspectivas que tienen a nivel sistémico y el compromiso de carbono neutralidad, en lo cual esta tecnología podría tener mucho reconocimiento y valor, como también de la inclusión de ésta y otras tecnologías de almacenamiento en la próxima planificación energética de largo plazo.

Finalmente, Rossana Gaete, asesora internacional de la GIZ y moderadora del evento, concluyó que luego de todos los estudios realizados en conjunto y de las presentaciones expuesta, «es factible la reconversion de centrales a baterias de carnot, ya que es una tecnología bancable, financiable y competitiva».