El desarrollo del proyecto de transmisión Kimal-Lo Aguirre, que busca conectar la región de Antofagasta con la Metropolitana, a través de la tecnología HVDC (corriente continua), tendría un alto impacto en la creación de empleo durante su construcción, con la generación de más de 5.000 plazas laborales, de acuerdo con las estimaciones dadas a conocer por el presidente del Consejo Directivo del Coordinador Eléctrico Nacional, Juan Carlos Olmedo.

El ejecutivo participó en el seminario internacional de transmisión eléctrica HVDC, organizado por el Ministerio de Energía, donde especialistas internacionales abordaron los alcances de esta tecnología y su experiencia en Brasil y China, entre otros países donde opera este tipo de infraestructura.

Actualmente, esta iniciativa se encuentra en un proceso de licitación internacional, donde ya han manifestado interés unas 60 empresas. Para febrero del próximo año está prevista la publicación de las bases definitivas de la licitación del proyecto, que contempla 1.70o kilómetros de extensión y una inversión de US$1.176 millones.

La adjudicación del proyecto está prevista para el 29 de octubre de 2021.

Capital humano

Según Olmedo, esta nueva aplicación en el segmento de transmisión “requerirá de técnicos y profesionales que se preparen con tiempo en generar generar y adquirir el conocimiento especializado en ella, para su operación y mantenimiento”.

El representante del organismo aseguró que “durante el período de construcción de la línea, se estima que se generarán algo más de 5.000 empleos”, por lo que sostuvo que el proyecto será un “aporte concreto a la recuperación sostenible por efectos de la pandemia”.

Este punto también fue compartido por el subsecretario de Energía, Francisco López, quien también coincidió con Olmedo en el aporte que haría este proyecto al proceso de descarbonización del sistema eléctrico local, al permitir una mayor conexión de proyectos de energías renovables en la zona norte del país.

A juicio de Olmedo, esta línea también “representa un avance significativo en el desarrollo de un sistema eléctrico seguro y resiliente que permita enfrentar los efectos del cambio climático, disponiendo de una base más sólida para resistir desastres naturales, clima severo y otras amenazas potenciales”.

Carlos Barría, jefe de la División de Prospectiva y Análisis Regulatorio y de la División Ambiental y Cambio Climático del Ministerio de Energía, destacó el aporte que tendría este proyecto para avanzar en las metas de carbono neutralidad a 2050 que se impulsa en el país, añadiendo que otro aspecto relevante del proyecto es el fortalecimiento del sistema de transmisión ante el mayor ingreso de centrales de energía renovable que se prevé en los próximos años.

El personero resaltó el desarrollo de la transmisión que actualmente se ejecuta en el país, con 759 kilómetros en construcción,  que totalizan una inversión de US$756 millones, mientras que en calificación ambiental se encuentran otros 1.058 kilómetros en iniciativas, con una inversión acumulada de US$901 millones.

Añadió que, el proceso de expansión y licitación de obras contempla otros 2.500 kilómetros de líneas, con una inversión estimada de US$2.500 millones.