La Asociación de Pequeñas y Medianas Centrales Hidroeléctricas (Apemec) planteó la necesidad de que el marco regulatorio reconozca el aporte que entrega este sector, en materia de suficiencia y flexibilidad, a la operación del sistema eléctrico, debido a que consideran que la actual normativa está castigando a la industria.

Así lo señaló Rafael Loyola, director ejecutivo del gremio, respecto a la presentación que la ingeniera Soledad Salas, gerenta comercial y de regulación de Energía Llaima, efectuó por Apemec en la mesa de trabajo que revisa cambios al reglamento de potencia, lo que se inscribe en la Estrategia de Flexibilidad que impulsa el Ministerio de Energía.

El ejecutivo sostuvo la relevancia que tienen estas centrales hidroeléctricas, al entregar una generación eléctrica «estable en el tiempo, por lo que no plantean la necesidad de cubrir las rampas que se producen por la entrada y salida diaria de energía intermitente al sistema eléctrico».

Es así como indicó que «el regulador debe necesariamente reconocer el real aporte de dicha estabilidad a la suficiencia y flexibilidad del sistema».

«En efecto, a la fecha no es posible identificar una señal para este tipo de inversiones, es más, las iniciativas asociadas a este tipo de activos han ido disminuyendo en el tiempo, en gran medida por la difícil estimación de los atributos de capacidad de respuesta en cuanto Servicios Complementarios resulta difícil de estimar para futuras inversiones en lo relativo a la remuneración de la potencia», precisó Loyola.

El representante gremial también recordó que la normativa actual «castiga a las hidros con el peor escenario posible, ya que se considera el promedio de los 2 años más secos sobre una estadística de 58 años, lo que en la práctica se traduce en que la potencia de las centrales hidráulicas se remunera sobre un escenario que sabemos se supera en al menos el 95% de los casos».

«Lo anterior es un criterio mucho más extremo comparado con la mecánica utilizada para otro tipo de generación intermitente (como la eólica o solar) lo que al final es todo un contrasentido», agregó.

A modo de conclusión el director ejecutivo de Apemec, «la normativa debe establecer las señales adecuadas para que se incentive la inversión en centrales hidroeléctricas, que vienen a resolver los problemas de intermitencia y flexibilidad que el sistema necesita, representan una generación renovable de larga vida útil, y por sobre todo no generan contingencias adicionales en la operación del sistema eléctrico».