(El Mercurio) Los fabricantes de autos han pasado décadas desarrollando celdas de combustible de hidrógeno como una alternativa verde para los autos con poco que mostrar al respecto. Ahora, están poniendo su atención en la industria camionera.

La tecnología, la que mezcla hidrógeno con oxígeno para crear electricidad, impulsa los motores de un vehículo y emite solo vapor de agua. Las compañías automotrices dicen que tiene ventajas en particular para los camiones comerciales que recorren largas distancias y necesitan recargar combustibles rápidamente, y están tratando de satisfacer el creciente interés en los grandes camiones con combustible alternativo.

Las regulaciones más estrictas en Europa y otras regiones están llevando a pensar en reducir su riesgo de contaminación mediante el reemplazo de sus camiones diésel. Una nueva ley de California, por ejemplo, exigirá que los vendedores de camiones comerciales incluyan algunos modelos de emisiones cero para 2024.

“Está claro que se necesitan camiones con celdas de combustible de hidrógeno”, manifestó Andrew Lund, ingeniero jefe de tecnología de Toyota. “Proporcionan soluciones técnicas que otras tecnologías no pueden abordar en el largo plazo”, subrayó.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]