Los volúmenes de vertimiento solar y eólico de la subestación Nogales hasta al norte del Sistema Eléctrico Nacional llegaron a más de 49,2 GWh durante septiembre pasado, siendo el valor más alto desde diciembre de 2018, cuando se registraron 52,8 GWh, según señala un informe de la consultora Antuko.

De este nivel energía solar representó 71% de esta cifra, mientras la eólica representó 29%, por lo que el vertimiento de las centrales solares fotovoltaicas llegó a su máximo desde febrero de 2018, en tanto que el vertimiento eólico tuvo su máximo desde enero de 2019.

Análisis

Según la consultora, “la indisponibilidad de un circuito de la línea de transmisión Cardones-Maitencillo, de 500 kV, explica parcialmente esos valores altos, sin embargo, muchos de los eventos de vertimiento ocurrieron no como consecuencia de congestiones si no como consecuencia de una sobreoferta de generación, en particular durante los fines de semana y los feriados (cuando se registra la menor demanda)”.

“En efecto, la demanda se mantiene a niveles más bajos de los esperados hace un par de años atrás, mientras la capacidad instalada sigue creciendo en el país (24.62 GW), en particular para tecnologías solar y eólica (llegando respectivamente a 3.2 GW y 2.3 GW). Adicionalmente, el mes de septiembre corresponde al principio de los deshielos y a una creciente disponibilidad de agua en el sistema, acompañada de un aumento en la generación solar y eólica. Por otra parte, se siguió reportando gas “inflexible” de take-or-pay en el sistema, lo que participó a limitar las inyecciones de generación solar y eólica. Finalmente, las centrales termoeléctricas también quitaron espacio a la energía renovable, sea por sus mínimos técnicos o por su participación en los mercados de servicios complementarios”, sostiene el documento publicado por Antuko.

Con ello, el acumulado de vertimiento para 2020 -según el reporte- “llega (por lo menos) a 133.1 GWh (1.5% del total generado): de no haberse vertido esta energía, la participación anual de ERNC a finales de septiembre hubiera llegado a 20,5%, en vez de 19,96%”.

“Para lo que va de octubre, la situación de fuerte generación renovable sigue, dado que es de temporada: la primavera es la estación dónde Chile puede contar con la mayor parte de sus recursos renovables. Por el lado del “gas inflexible” (take-or-pay), la situación parece resolverse poco a poco, con una disminución de su generación, lo que resulta en una reducción de los volúmenes de energía renovable perdidos”, se indica.