El sector de la hotelería y restoranes, junto a la construcción, son los que encabezan la mayor contracción en el consumo eléctrico entre mayo y septiembre, con niveles que superan el 70%, según las estimaciones elaboradas por la consultora SPEC Energy, que también identificó a las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, con la explotación de minas y canteras como los rubros más afectados por las restricciones de movilidad impuestas por la actual pandemia.

Los hoteles y restoranes han anotado una disminución de -76% en abril, para mantenerse en -74% en septiembre, mientras que la construcción ha visto como su consumo eléctrico ha descendido de -42% en abril a -73% en septiembre.

Otro rubro que tiene un estado de contracción de su demanda eléctrica son las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, que entre abril y septiembre pasaron de -15% a -39%.

[LEA TAMBIÉN: Asociación de Comercializadores de energía destaca rol de la competencia para generar ahorros en usuarios eléctricos]

Los datos de SPEC también muestran sectores que se están recuperando en sus consumos, como el consejo de administración de edificios y condominios, que evolucionaron de -46% en mayo a -30% en septiembre, mientras que la enseñanza pasó de -27% a -11%. En un mejor estado también se ubica la intermediación financiera, pasando de -8% a -5% y los servicios sociales y de salud, que han pasado a números azules, de -7% a 1%, al igual que la administración pública y defensa, planes de seguridad social (de -6% a 3%).

Bajo la categoría de transición están las industria manufactureras no metálicas, cuyo consumo eléctrico entre mayo y septiembre pasó de -54% a -39%, en tanto que el comercio mayorista y minorista lo ha hecho desde -47% a -16%.