Mejoras operativas del actual mercado de potencia de suficiencia, así como evaluar de manera paralela el rediseño de la estructura de mercados energéticos existentes hoy en día, y la necesidad de incrementar plazos de implementación y transitorios que reconozcan inversiones bajo el actual esquema fueron algunas de las propuestas realizadas por la Asociación de Pequeños y Medianos Generadores (GPM-A.G.) en la mesa de trabajo que revisa cambios al reglamento de potencia.

Esto se inscribe en la Estrategia de Flexibilidad que impulsa el Ministerio de Energía, donde se contempla que los actores del mercado eléctrico entreguen su visión en torno a la materia. Danilo Zurita, director ejecutivo de GPM-A.G., expuso en la instancia, señalando que existen espacios de mejora que se relacionan -según el gremio- con aspectos como la certeza jurídica, neutralidad tecnológica, eficiencia económica y competencia.

Propuestas

En lo que a potencia de suficiencia se refiere, Zurita señaló que existen tres variables a considerar y que deben aplicarse en este marco. La primera es la trazabilidad del proceso de determinación, tanto en la cuantificación de la potencia de suficiencia, como también en su valorización, la cual debe ser acompañada por un proceso que dé estabilidad a la metodología, estableciendo “con claridad las etapas y principales componentes de cuantificación y tarificación, considerando que deben ser procesos establecidos y contestables, para así dar señales de largo plazo a los actores del sector”.

Además planteó que deben ser eliminadas asimetrías que vayan en función de la neutralidad tecnológica al momento de la cuantificación de la suficiencia, junto con avanzar en mejoras en torno al Margen de Reserva Teórico (MRT), la indisponibilidad forzada, la definición de subsistemas y la elección de la unidad de punta, entre otros.

“Las propuestas de GPM AG en materia de incentivos a la Flexibilidad se estructuraron en torno a, primero, las necesidades de Flexibilidad, lo que implica una proyección confiable de qué y cuánto se necesita en materia en este tipo de herramientas, tratándose esto de un tema crucial para entregar una señal clara de inversión a los diferentes agentes”, informó también el gremio.

[LEA TAMBIÉN: Nuevo reglamento de potencia: Ministerio de Energía proyecta enviarlo a Contraloría en abril de 2021]

“Por otro lado, dado que la propuesta establecida por el Ministerio de Energía incorpora el atributo de flexibilidad en la señal de suficiencia, es muy importante la caracterización del atributo, para que éste pueda ser recogido de la mejor forma en el proceso. Habiendo muchas formas de realizar esta etapa, es imprescindible que se elija aquella que puede incorporar con mayor precisión los diferentes atributos de flexibilidad”, se agregó.

La tercera propuesta por parte de GPM AG apunta a estructurar el mercado de flexibilidad, particularmente en cómo se lleva a la práctica la evaluación potencial del atributo y su prestación efectiva. “Sobre esto también se deben de despejar dudas en cuanto a la remuneración de flexibilidad, tanto a nivel de infraestructura como de prestación del servicio, teniendo como punto importante que el diseño de mercado debe evitar posibles dobles pagos, ya sea por flexibilidad/suficiencia o por prestación/SSCC”, indicó la asociación.

Zurita mencionó la señal de causalidad, que busca establecer dónde recae la necesidad de flexibilidad y orientar el diseño de mercado en función de esa definición, planteando la necesidad de definir un esquema de cuantificación y remuneración “que dé señales concretas a los que requieren de flexibilidad, así como también a sus proveedores”.

Por último, el ejecutivo indicó considerar la incompatibilidad del Estado de Reserva Estratégica (ERE) con el atributo de potencia de suficiencia.