(La Tercera-Pulso) Fue a fines de julio cuando se aprobó el polémico proyecto de ley de servicios básicos, iniciativa que prohíbe cortar o suspender los servicios de luz, gas y agua al 60% de la población más vulnerable durante la pandemia. La moción tiene una vigencia de 90 días luego de su promulgación y ya comenzó la cuenta regresiva, pues el 8 de noviembre caduca la ley. Por ello, este martes los senadores Yasna Provoste (DC) y Carlos Bianchi (Ind) presentaron un proyecto de ley que amplíe los plazos para que a los clientes morosos no se le corten sus servicios.

Este tiene como objetivo ampliar la aplicación de la ley hasta abril de 2021 y extender los meses de prorrateo de los 12 meses actuales a 36 meses. Además, busca hacer automática la reprogramación por el solo hecho de no cancelar en la fecha correspondiente la cuota del mes del servicio de que se trate, salvo negativa expresa del usuario o cliente. Por último, tiene la finalidad de que haya mecanismos adecuados de información por parte de la empresa a sus clientes o usuarios.

“Este es un tema muy preocupante, porque la ley termina su vigencia en pocos días más y las empresas se están preparando para salir a hacer los cortes de suministro. Lo que se tiende a olvidar es que esta moción parlamentaria, cuando se discutió, después de dos meses de que se había despachado, recién el gobierno la promulgó”, manifestó la senadora Provoste.

Luego de aprobarse la iniciativa en junio, el gobierno ingresó un veto para modificar algunos puntos. En este quedó fuera, por ejemplo, los beneficios en el sector de telecomunicaciones que se proponían.

En tanto, el senador Bianchi, señaló que “actualmente hay personas que tienen deudas entre $800.000 y más de $1 millón, personas que tienen un solo ingreso, que se les va a hacer imposible pagar”.

Cifras de la SEC

De acuerdo con la información de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), al 31 de agosto, los principales datos relativos a la aplicación de la ley para clientes usuarios de electricidad y gas de cañería, ya eran altos. En concreto, el número de deudores morosos de electricidad era de 750.417 clientes y el monto de deuda morosa promedio era de $315.094. En gas, la cifra de impagos era de 70.271 clientes, lo que se traduce en un monto promedio de $200.892. Así, las solicitudes ingresadas para reprogramación de deuda de electricidad llegan a 6.720.

En la iniciativa ingresada por los senadores, se sostiene que, proyectando los datos al 8 de noviembre, es posible concluir que más de 1 millón de clientes de servicios básicos se encontrarán morosos en el pago de dichos servicios. Además, “las deudas promedio de dichos usuarios serán de al menos $350 mil para aquellos que se encuentren morosos solo en servicio eléctrico. Dicho monto puede hasta duplicarse en el caso de encontrarse en mora, adicionalmente en agua y gas de cañería”, se manifestó.

En esa misma línea, en el documento se agregó que al establecer la ley que para acceder al beneficio de la reprogramación se debe haber solicitado expresamente dicho beneficio, más de 1 millón de clientes no podrá acceder, por lo que deberán pagar la deuda en mora de manera completa o exponerse al corte de los suministros. “Las empresas no están facultadas para reprogramar las deudas de manera unilateral aun cuando esta sea sin multas ni intereses”, se dijo, añadiendo que “estos montos, sumados a arriendo o pago de dividendos, y otros con la disminución de ingresos familiares y niveles de cesantía que afectan al país, será imposible de asumir por parte importante de la población”.

Desde las empresas

Pese a que la ley caduca en unos días, las empresas hicieron un acuerdo voluntario en el que señalaron que no cortarán los servicios básicos mientras esté el Estado de Catástrofe. Para acogerse a este, los clientes deben recurrir a su empresa y solicitar el beneficio. Sin embargo, de la totalidad de clientes morosos, es un porcentaje bajo (1% según los senadores), el que se acogió directamente, por lo que al resto se le podría cortar sus suministros luego de que la ley actual termine.

Fuentes cercanas a las compañías, sostuvieron que ya están en conversaciones para anunciar dentro de los próximos nuevos beneficios.

En tanto, al ser consultados, desde el gobierno hicieron un llamado a las personas que aún no se han acogido al convenio para que lo hagan.