Enap logró cerrar el tercer trimestre con resultados US$ 16 millones mejores que los del mismo periodo de 2019, cuando las condiciones globales y locales eran considerablemente más favorables que las actuales.

La compañía cerró el trimestre con una utilidad después de impuestos de US$ 2,4 millones, con lo cual logró desmarcarse de las severas pérdidas registradas por la industria petrolera a nivel global.

De acuerdo con lo informado por la compañía, durante el primer semestre, “los gigantes como Shell, Chevron e YPF, registraron pérdidas millonarias por US$ 16.437 millones, US$ 8.270 millones y US$ 1.215 millones, respectivamente. Asimismo, han adelantado que sus resultados el tercer trimestre también seguirán golpeados fuertemente por la pandemia”.

El gerente general de Enap, Andrés Roccatagliata, destacó que “los esfuerzos realizados en todos los ámbitos de gestión de la compañía, permitieron tener un tercer trimestre positivo, logrando eficiencias e incrementos de productividad por US$ 213 millones, esto en un escenario extremadamente difícil”.

“Tenemos que seguir trabajando muy duro, pero estamos convencidos que el año terminará con resultados muy distintos a los US$ 500 millones de pérdidas previstos para ENAP por el mercado”, agregó el ejecutivo.

Para lograr estos resultados, la compañía recordó que ha aplicado una serie de medidas que incluyen: una reducción del plan de inversiones por más de US$ 200 millones, renegociación de costos de contratos, ajustes en la estrategia de compra de crudo, refinanciamiento anticipado y en condiciones favorables de los vencimientos del 2020 por US$ 620 millones, una baja voluntaria de bonos y beneficios de un gran porcentaje de nuestros trabajadores y ejecutivos, sin descuidar la salud de todos los que trabajamos en ENAP, asegurando el abastecimiento del país y continuando con el plan estratégico diseñado para los próximos años.

Roccatagliata la crisis se ha enfrentado con medidas como la eliminación de “asesorías, viajes, viáticos, bonos; y también haciendo los cambios estratégicos indicados”.

Advirtió, eso sí, que el escenario sigue siendo muy delicado: “Es un resultado frágil, que hay que cuidar y extremar medidas para que se mantenga. El desafío que tenemos ahora es mantener el timón firme el último trimestre del año, de manera de iniciar el 2021 de la mejor forma posible”.