La Seremi de Energía de Antofagasta, junto a la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), llevaron a cabo el webinar “Antofagasta: Retos y Claves de la Transición Energética”, en que se resaltó el liderazgo que ha tomado la región en materia energética, la cual aporta aproximadamente el 25% de la energía a la matriz nacional, cuyo 19% procede de energías renovables.

Adicionalmente, se encuentran en etapa de construcción 24 proyectos de energías renovables que entre los años 2020 y 2021, aportarán 2.366MW a la matriz energética regional-nacional desde la región.

Rol

El seremi Aldo Erazo expuso sobre el rol de la región en la transición desde una matriz energética con un alto componente de fuentes fósiles, hacia una limpia y sustentable, poniendo énfasis en la contribución que realizará la zona para alcanzar las metas comprometidas por el país a 2040.

“Hoy estamos viendo cómo se van concretando cambios significativos de cara al desarrollo de una matriz energética limpia y sostenible, con la convicción de que el crecimiento energético de Chile será principalmente en base a energía renovable, dándonos la posibilidad de transformar al país en una plataforma de nivel mundial basada en energías limpias”, sostuvo.

El segundo bloque se profundizó sobre los retos y claves de la transición energética desde la Región de Antofagasta, donde expuso Andrea Moreno, Expo Manager de la Asociación de Industriales de Antofagasta; María José Riquelme, Gerente de Atamostec (Tecnologías Fotovoltaicas de Atacama), María José García, profesional de la Unidad de Cambio Climático del Ministerio de Energía, y Carlos Finat, director ejecutivo de Acera, quien asumió el rol de moderador.

En el espacio, se conversó sobre los desafíos, así como también las barreras que tiene la región para seguir avanzando en el desarrollo de nuevas energías limpias; la relación virtuosa entre la energía y la minería y los pendientes en electromovilidad y capital humano, entre otras materias.

“El gran potencial solar que tiene Antofagasta no garantiza por sí solo alcanzar una matriz altamente renovable, pero la región cuenta con un ecosistema increíblemente favorable para que sí lo sea. Está la minería, que tiene el desafío de lograr una minería verde, tiene infraestructura portuaria, tiene el know-how de las universidades locales, que llevan tiempo trabajando en desarrollo e innovación junto con la industria, como también se ha generado un fuerte trabajo con las comunidades por parte de los privados e impulsados por las políticas de Estado”, comentó María José Riquelme.