El reciente proyecto de ley de Portabilidad Eléctrica y los desafíos que conlleva fue lo que motivó el conversatorio “Chile, Camino hacia la Transición de la Portabilidad Eléctrica”, actividad que se enmarca en el inicio de un ciclo de encuentros desarrollado por las integrantes del Programa Women in Energy del Consejo Mundial de la Energía (WEC Chile).

El encuentro fue moderado por Claudia Carrasco, subgerenta de Asuntos Regulatorios de Transelec, donde también participaron las especialistas Paulina Villena, Commercial Ejecutive, Market Operation de Startkraft; Eva Salgado, Key Account manager de CGE y Gabriela Manríquez, abogada de la Comisión Nacional de Energía (CNE), quienes expusieron los desafíos y alcances en torno a esta iniciativa legal que forma parte de la reforma a la distribución eléctrica.

Desafíos

Manríquez explicó que los riesgos que perciben en torno al proyecto, tienen que ver con el uso de información, la calidad del servicio y el acceso a la red, los que la CNE espera abordar desde la neutralidad a través de un organismo independiente que don dedicación exclusiva al sector sea quien tenga control y monitoreo de la información.

Sobre este último punto, la abogada detalló que la medición será una herramienta para ofrecer un mejor servicio y con la actual normativa ya permite la elección del aparato, sin embargo, considera que el medidor inteligente es un más óptimo gestor de información.

[LEA TAMBIÉN: Portabilidad eléctrica: Asociación de Municipios Libres plantean que Gestor de la Información sea un servicio público]

Sin embargo, la ejecutiva de CGE consideró que si se deja en las manos del cliente la elección y, sobre todo, cuando genera un gasto para el cliente, puede aumentar la brecha energética que existe en el país.

Al mismo tiempo, Eva Salgado sostuvo que lo más relevante es tener un enfoque de integración social en donde los desafíos principales son mantener la calidad, avanzar en la digitalización y el acceso de la comercialización.

Contratos

Por su parte, Paulina Villena expresó hay que varios elementos a reflexionar desde definir y revisar las exigencias mínimas de garantías exigidas, establecer condiciones mínimas de licitación y niveles de “Take or Pay”, hasta la reestructuración de la obtención de datos.

La ejecutiva describió que la recopilación de información se ve dificultada cuando queda en manos de las empresas distribuidoras y que este factor impida la competencia que se está tratando de impulsar con el proyecto, es por esto, que considera que el Gestor de Información, como ente independiente, debería ser quién tenga los datos.