El almacenamiento de energía a nivel residencial fue el tema abordado en el webinar organizado por la Asociación Chilena de Energía Solar (Acesol), donde se detallaron las principales características de la solución Luna 2000, de la empresa Huawei, consistente en una batería que permite contar con un centro inteligente de autoabastecimiento con la energía solar producida por paneles fotovoltaicos instalados en viviendas.

Johann Heyl, gerente de Soluciones de esta empresa, mostró las principales características de las baterías que usa este sistema de almacenamiento, las cuales tiene un ciclaje de carga de 4.550 ciclos a una profundidad de descarga de 80%.

El ejecutivo indicó que el objetivo es optimizar el nivel del módulo fotovoltaico  a través de monitoreo, dongles inteligentes y un medidor inteligente, con los cuales se podrá generar más energía FV en el consumo diario y, al mismo tiempo, almacenar la energía.

Con una vida útil de diez años, la batería Huawei tiene un inversor que permite una potencia plena de salida de corriente alterna, de 5 kW de potencia para carga de batería, generando consumo energético durante el día y utilización de la carga en la noche.

El módulo de batería incorpora un inversor monofásico que podrá albergar entre 2 kW y 5 kW, además de dos MPPT y dos entradas, conexión directa a WLAN o WIFI integrada y, según describió Heyl, una tecnología de protección de arco eléctrico.

Agregó que con el optimizador de energía integrado se podrá tener comunicación directa MBUS en CC inversor, recolección de máxima potencia, monitoreo a nivel del módulo y un circuito abierto de 1 k Ohm. Al mismo tiempo, los módulos de batería son independientes entre sí, por lo que la baja carga de uno, no afectará a los otros.

Seguridad

Una de las principales dificultades descritas por el ejecutivo es la seguridad de los sistemas FV y de los hogares, ya que el arco eléctrico, provocado por la ruptura del aire y que produce una descarga prolongada, podría generar temperaturas de 3000 grados celsius, provocando un incendio en la propiedad.

Es por eso que la empresa se propuso establecer la detección temprana de este fenómeno, a través de inteligencia artificial, en que el inversor mantendrá datos de la vivienda y de otros hogares para poder detectar el patrón del arco eléctrico de forma precisa en menos de 0,5 segundos.

Al mismo tiempo, la instalación cuenta conn un apagado rápido, permite que en caso de incendio en el hogar, el optimizador lleve a un bypass y posteriormente a 0 V. Además, la implementación de una protección de célula litio fosfato que proporciona ocho sensores por cada módulo para supervisar su correcta operación.

El módulo de batería no posee fusibles, LCD de pantalla táctil, ni botones, dejando al aparato libre de tocado, junto con una ventilación natural con un diseño térmico para el correcto funcionamiento de la batería.