La Asociación de Pequeñas y Medianas Centrales Hidroeléctricas (Apemec) valoró la entrada en vigencia del DS 88, que establece una nueva normativa para la pequeña generación de pequeña escala (PMG y PMGD), señalando la necesidad de que el precio estabilizado lo paguen los generadores de energía con emisiones de carbono.

Rafael Loyola, director ejecutivo del gremio, indicó a ELECTRICIDAD que la asociación participó activamente en la modificación de la normativa que regula a los proyectos PMG y PMGD, “particularmente en aquella que introdujo los bloques horarios como medida tendiente a hacer más justa la remuneración del precio estabilizado entre las energías estables y las energías variables”.

Alcances

El ejecutivo resaltó los cambios realizados en el sistema de precios estabilizados de la energía para pequeños medios de generación distribuida: “La legislación vigente establece como premisa básica que las tarifas deben representar los costos reales de generación, transmisión y de distribución de electricidad asociados a una operación eficiente, de modo de entregar las señales adecuadas tanto a las empresas como a los consumidores, lo anterior, al objeto de obtener un óptimo desarrollo de los sistemas eléctricos. El principio general es que todo generador tiene derecho a vender su generación a costo marginal y, para aquellos generadores que no superen los 9.000 kW, se les permite optar a un mecanismo que permita estabilizar sus ingresos”.

“En lo que respecta a las transferencias de derivadas del pago del precio estabilizado, que van desde los generadores que efectúan retiros del sistema, esto es, aquellos que se encuentran contratados, hacia aquellos que se encuentran acogidos al precio estabilizado, podemos indicar que, hasta la fecha, este sistema ha significado el desembolso por parte de unos generadores (de generación renovable o no) a otros generadores renovables del sistema, particularmente eólicos y fotovoltaicos menores a 9 MW, más de US$ 183 millones”, agregó.

Sin embargo, Loyola advirtió que esto “no incluye las reducciones de los precios marginales que se observan hoy producto de la mayor oferta de generación llegando a valores nulos en varios nodos durante muchas horas durante los periodos diurnos”.

[LEA TAMBIÉN: Gas inflexible: Apemec pide perfeccionamiento urgente a la norma técnica]

“Adicionalmente, resulta preocupante que, dada la señal de precio el número de proyectos PMGD, sobre todo en ciertos sectores del norte del país, ha ido creciendo en forma exponencial, lo que implicará congestiones a nivel de transmisión zonal, con el consiguiente vertimiento de generación de PMGD”, afirmó.

Según el representante del gremio, “no obstante los reparos que unos u otros agentes de la industria pudieran tener sobre la idoneidad o fundamentos legales y/o técnicos sobre la existencia de este mecanismo de precio estabilizado, lo que resulta meridianamente claro que la ley general de servicios eléctricos no define que este mecanismo deba ser en definitiva solventado por generadores de energía renovable”.

“Creemos que lo más alineado hoy con la agenda de descarbonización sería el implementar un mecanismo de transferencias por precio estabilizado que, por un lado incentive la instalación de un parque de ERNC, y al mismo tiempo, desincentive la generación eléctrica mediante combustibles fósiles, estableciendo en la regulación pertinente, que será la generación emisora de contaminantes las que deban concurrir a los traspasos por estabilización de precios para los PMGD, y no, como acontece hoy, que son en parte las propias energías renovables con contratos de suministro mayores a 9 MW, las que solventan la expansión de los PMGD”, asegura.

A su juicio, “esta situación ayudaría a acelerar la descarbonización y al mismo tiempo no afectaría al parque de energía renovable de centrales superiores a 9 MW, que hoy sufren con un régimen de precios muy a la baja que además tienen que asumir trasferencias derivadas del sistema de precio estabilizado”.