(El Mercurio) Tras cumplirse la meta de generación del 20% de la electricidad con Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en el sistema eléctrico nacional, todo indica que dicha cifra manteniendo una tendencia al alza durante los próximos años.

Según el último reporte de la Corporación de Bienes de Capital (CBC), el 78% de los proyectos de inversión con cronograma definido al segundo trimestre de 2020, corresponden a este tipo de iniciativas, lideradas por centrales eólicas y solares, las que en su conjunto representan más de US$5.000 millones en inversión para el quinquenio 2020-2024.

Con estas cifras, se estima que al final de dicho periodo, estas centrales totalizarían 11.121 MW brutos en el sistema, es decir, un 93% de incremento respecto a lo que representaban en 2019.

La CBC apunta a que es esperable que en los trimestres siguientes el portafolio de proyectos a construir en este sector vaya subiendo con aquellos que resuelvan favorablemente su tramitación ambiental y consigan el respectivo financiamiento. “Esta situación está muy en línea con el compromiso que ha adquirido nuestro país con alcanzar la carbono neutralidad al año 2050, por lo que desde el punto de vista de la generación eléctrica, el desarrollo de nuevas capacidad y los planes de descarbonización está vinculada principalmente a fuentes ERNC”, sostuvo el gerente general de CBC, Orlando Castillo.

En el marco de la recuperación económica del país, se espera que el sector energía juegue un rol clave, con un indicador general de inversiones a nivel industria de US$7.536 millones, cifra que representa un alza de 24% respecto del quinquenio previsto al primer trimestre de este año, por el ingreso de nuevos proyectos al registro.

Así también lo destacó el presidente del Banco Central, Mario Marcel, quien en una presentación sobre la economía del país una vez superada la pandemia, subrayó el papel de este tipo de proyectos. “Las perspectivas para la inversión han mejorado recientemente, por los grandes proyectos ligados al sector energético y por los anuncios de inversión pública y medidas de reactivación económica para 2020-2022”, señaló Marcel.

En tanto, desde el Gobierno comentaron que para aprovechar el potencial del país, es importante que esa gran cantidad de energía limpia sea posible llevarla a los centros de consumo, aportando a la industria una huella de carbono menor, y por lo mismo más competitiva.

En esta línea, adelantaron que el país tiene potencial de ser exportador de energía renovable antes del fin de esta década.

“El desarrollo de energías renovables permite mejorar la calidad de vida de las personas y comunidades, cuidar el medioambiente e impulsar la recuperación económica y la creación de empleos. De hecho, tenemos US$14 mil millones en proyectos en construcción y otros US$14 mil millones aprobados”, manifestó el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

No obstante, el informe de la CBC advierte una baja significativa en el ingreso de iniciativas nuevas al catastro entre el cuarto y trimestre de 2019 y el primer trimestre de 2020 versus el promedio de 6 trimestres previos.

El factor que más incidiría en ello sería el estallido social. Del mismo modo, tras el inicio de la pandemia se estimaron ajustes relevantes en el portafolio de inversiones. Aunque pese a la percepción de un impacto negativo de la crisis y las medidas de restricción asociadas, muchos proyectos han continuado casi con normalidad su desarrollo.

En cuanto a posibles efectos de incertidumbre por el proceso constitucional que se avecina, en la CBC señalan que cualquier factor que pueda generar cambios aún no conocidos, pueda generar cambios aún no conocidos, puede incidir. Sin embargo, apuntan a que en este sector puede que ese incertidumbre sea mucho menor, “debido a que ha logrado hacer una discusión mucho más amplia entre los distintos públicos de interés, existe también una agenda de desarrollo a largo plazo y se ha avanzado muy fuerte en los últimos años en lograr un desarrollo sustentable”, agrega Castillo.

Sobre la situación laboral descrita en el informe, en la proyección 2020-2024 la curva de empleo sectorial presenta su máximo durante los meses de agosto-octubre de 2020, con un peak de unos 16 mil puestos de trabajo.

En tanto, el lapso de menor actividad se daría en 2024, considerando el decaimiento del stock de proyectos vigentes al cierre de junio para este año. Este inventario debiera reponerse conforme se acerca esa fecha.