Con el objetivo de entender en profundidad en qué estado está Latinoamérica respecto a la recuperación verde sostenible, se desarrolló el evento Regional Session organizado por World Energy Council Chile, lo que se enmarcó dentro de la World Energy Week Live del Consejo Mundial de Energía (CME) que todos los años congrega a los líderes planetarios del sector.

La sesión tuvo como principales relatores a Guadalupe González, directora de Electricidad de la Secretaría de Energía de Panamá; Maurizio Bezzeccheri, Head of Latin America de Enel Group, y Claudio Seebach, presidente ejecutivo de Generadoras Chile.

El representante gremial abordó la temática de la pobreza energética en Chile y en cómo la electrificación del consumo podría enfrentar esta situación, especialmente en calefacción, para reemplazar la leña en las ciudades del centro sur del país.

El ejecutivo destacó que el 45% de la electricidad generada provino de fuentes de energía renovable en 2019, y proyectó que el país se encamina “directamente a un futuro de energía limpia”.

“Vamos a cerrar hacia el 2040, 10 años antes de la meta de carbono neutralidad de Chile, todas las plantas de energía que funcionan a carbón. ¿Y cómo se logrará esto? Junto con la inversión en generación renovable, requeriremos más capacidad de transmisión, más almacenamiento, más flexibilidad”, comentó Seebach.

[LEA TAMBIÉN: Máximo Pacheco y descarbonización: “No es un riesgo, es una oportunidad”

Agregó que algunas medidas para que la recuperación post pandemia sea sostenible son avanzar en la aislación y calefacción de las viviendas. “Y esto tendrá un efecto directo en la equidad energética”.

“Lo otro, es la necesidad de electrificar los medios de transporte que son intensamente utilizados y que tienen un gran impacto social, en la equidad y en el medioambiente”, concluyó el representante de Generadoras de Chile.

Paradigma

Por su lado, Maurizio Bezzeccheri, señaló que “estamos viviendo en una nueva era, donde necesitamos un cambio de paradigma, de la forma que hacemos y entendemos las cosas”.

“Queremos hacer accesible la energía a más personas, nuevas tecnologías, nuevas formas de manejo de energía por parte de los consumidores, nuevos usos de energía, más empleados y contratistas”, agregó.

“Hoy en día la pobreza de energía es considerada uno de los desafíos más importantes de la agenda energética global, ya que el acceso a condiciones de energía segura y continua, condiciona el desarrollo humano, en todo nivel tanto social como económico. Para aumentar el acceso y mejorar el suministro de energía en casas en el campo donde operamos, el progreso está teniendo lugar en la definición e inclusión del gas existente, así como en el avance en la sostenibilidad energética”, manifestó el ejecutivo.