La semana pasada GIZ en Chile, junto al Ministerio de Energía, presentaron los resultados del estudio que identificó dos opciones de financiamiento para el desarrollo de proyectos que contribuyan a la descarbonización de la matriz energética chilena, el cual fue encargado a la consultora ImplementaSur.

Hernán López, consultor de esta firma, explicó a ELECTRICIDAD los principales alcances de la investigación, destacando que el rol del llamado financiamiento climático es disponer de recursos concesionales que son capaces de cubrir los riesgos de los proyectos, particularmente de nuevas tecnologías, para atraer a inversionistas, a través de esquemas mixtos para financiar iniciativas que reducen las emisiones de carbono.

¿Cuáles son los puntos más relevantes que detectaron en el estudio realizado para GIZ?

Algo que ya esperábamos dadas las conversaciones previas con distintos actores del mundo financiero climático, y lo cual fue confirmado mediante este estudio, es que Chile al no ser un país receptor de donaciones (o país ODA por sus siglas en inglés) posee muy pocas opciones de financiamiento concesional en forma de subsidios, lo que nos obliga a reforzar los modelos de negocios de los proyectos, de modo de identificar potenciales nuevos upsides que permitan acortar las brechas de viabilidad. Esto es inherente a muchos de los proyectos y tecnologías que nos ha tocado analizar. Uno de los upside puede provenir de la venta de certificados de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (u offsets) y que en muchos casos, requiere también de mercados predecibles y marcos regulatorios que le den certeza a esa fuente de ingresos. Finalmente una de las contribuciones más relevantes de este estudio, fue la elaboración de un marco metodológico para orientar la búsqueda de financiamiento climático en proyectos de inversión energética para Chile.

[LEA TAMBIÉN: Estudio identifica dos opciones de financiamiento para avanzar en descarbonización en Chile]

Además de reconversión de centrales termoeléctricas y proyectos de H2 verde, ¿qué posibilidades de financiamiento tienen los otros proyectos que encontraron para ser contribuir a la descarbonización?

Esas dos iniciativas evaluadas requieren un gran nivel de inversión (sobre los US$100 millones). Para proyectos de estas magnitudes los desafíos financieros son mucho más complejos y por lo tanto las opciones de financiamiento se reducen bastante. Para proyectos de menor escala de inversión, el acceso a financiamiento concesional sería más factible, siempre y cuando el nivel de innovación y potencial de impacto a la reducción de emisiones no sea menor a los proyectos que se han discutido. Se ha identificado que existe mucho interés por parte del sector financiero concesional o filantrópico por participar de este tipo de iniciativas. Pero, esto no quita importancia a la necesidad de contar con un modelo de negocio robusto, que permita distinguir claramente los riesgos a la inversión, y particularmente los riesgos endógenos.

¿Qué barreras de financiamiento existen para este tipo de proyectos?

Las barreras y riesgos principales identificados en este estudio son del tipo tecnológicos. Las iniciativas evaluadas se basan en tecnologías poco probadas y asociadas a grandes desafíos de diseño y construcción. Eso preocupa a los financistas e inversionistas ya que la materialización del proyecto puede implicar sobrecostos durante su desarrollo y construcción, y también puede implicar problemas en su desempeño (no previstos inicialmente). El rol del financiamiento climático es justamente poner a disposición recursos concesionales que pueden mediante un esquema de financiamiento mixto, cubrir parcialmente o totalmente estos riesgos, de modo de atraer más capital privado a estas iniciativas innovadoras.

¿Cuáles son los desafíos que tiene el sector energético en Chile para llamar la atención de inversionistas?

Hoy en día existe interés por parte de inversionistas locales y financistas multilaterales por participar de iniciativas innovadoras y con un alto potencial de mitigación de emisiones. Lo que es crucial es poder contar con información acabada y confiable de los proyectos, con tal de identificar los riesgos endógenos que puedan ser mitigados por mecanismos de financiamiento climático (provisto por organizaciones como el Green Climate Fund o el Global Environment Facility).