El aporte de capital y la deuda concesional son dos opciones de financiamiento para el desarrollo de proyectos de hidrógeno en Chile que identificó un estudio de GIZ en Chile, el cual fue presentado en la segunda conferencia de Cavendish Tour, que organiza el Club de Innovación con la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile), en que se analiza el potencial de la zona norte del país para la producción y desarrollo de proyectos en torno a este recurso energético.

Pablo Tello y de Florian Kohlhammer, asesores técnicos de descarbonización de GIZ en Chile, hicieron un resumen del estudio sobre financiamiento internacional para proyectos de hidrógeno, explicando que en el exterior existen opciones que se pueden aprovechar en este tema, pues el ecosistema internacional tiene interés para impulsar iniciativas innovadoras.

Por tal motivo, los investigadores expusieron la necesidad de que se acerque el conocimiento del financiamiento internacional a los actores privados del país, por lo que también concluyeron en que “hay que encontrar una forma de valorizar los upsides de los proyectos”.

[LEA TAMBIÉN:  Electromovilidad: ¿Tenemos suficiente carga de acceso público en Chile?]

Exportación

En la conferencia además se abordó el estudio realizado por Felipe Gallardo, Business Development manager de Energy Researcher sobre el potencial de exportación de hidrógeno desde la Región de Antofagasta a Japón, utilizando la cadena de valor que tiene el norte del país, con los recursos de energía solar, mediante la tecnología fotovoltaica y de Concentración Solar de Potencia (CSP) para el desarrollo de electrolizadores, con bajos costos, destinados a la producción de hidrógeno, lo cual otorga una mayor competitividad a nivel regional y mundial.

El especialista planteó que uno de los desafíos en este tema es la infraestructura portuaria, señalando que Chile tiene experiencia en este tema para ver la posibilidad de exportar hidrógeno vía marítima.

Las exposiciones fueron resaltadas, al final de la conferencia, por Eduardo Bitran, presidente del Club de Innovación, quien postuló la necesidad de “generar resultados rápidos” en los proyectos de hidrógeno, además de “alcanzar acuerdos internacionales”.