La importancia que tiene la incorporación de metodologías probabilísticas que se usan a nivel internacional para determinar el aporte de confiabilidad de las distintas unidades de generación en el sistema eléctrico local, especialmente solar y eólica, fue planteada en el seminario «Tendencias actuales para el reconocimiento de potencia en sistemas eléctricos con bajas emisiones de CO2», organizado por el Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI).

El evento contó con la presencia de especialistas internacionales que se refirieron a cómo se reconoce la potencia de las energías renovables, a partir del perfeccionamiento de las metodologías y la valorización del aporte a la suficiencia en los sistemas eléctricos.

Ana Lía Rojas, socia fundadora de EnerConnex, moderó la conferencia, señalando que el reconocimiento de la potencia es un tema de primer orden,, particularmente en casos donde «existe un tratamiento discriminatorio, sobredimensionado o inadecuado de este reconocimiento de unas tecnologías sobre otras, especialmente sobre la eólica y la solar, el almacenamiento y la gestión de la demanda».

A su juicio, esto «constituye una distorsión no solo técnica, sino que también económica ala competencia, que termina perjudicando y ralentizando la transición energética, pues termina afectando la competitividad de estas tecnologías y no entrega -por ende- una señal económica de largo plazo correcta y robusta para el desarrollo de las inversiones».

[LEA TAMBIÉN: Sistemas de almacenamiento: plantean desafío de integrarlos sin efectos indeseados en la competencia]

Metodología

Rodrigo Moreno, académico de la Universidad de Chile e investigador de ISCI, abordó la importancia de contar con nuevas metodologías para reconocer otras tecnologías de generación en el sistema eléctrico, «reduciendo las distorsiones en los pagos por potencia», los cuales llegan a un nivel de US$1.000 millones al año, precisando que las últimas metodologías probabilísticas usadas internacionalmente permiten medir neutralmente a otras unidades de generación, «con un tratamiento justo y parejo para todos».

Según el especialista, la normativa actual en el país calcula inadecuadamente la contribución de las centrales hidráulicas y de ERNC, «con una desviación importante paso a paso (subvalorando y sobrevalorando), por lo que resaltó la necesidad de «corregir estas distorsiones en las señales de largo plazo si se desea promover una expansión eficiente y confiable del suministro eléctrico».

Esto fue compartido por Paola Hartung, directora de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), quien sostuvo que el «método administrativo actual que tenemos en Chile no recoge adecuadamente la neutralidad tecnológica, ni la complementariedad que tienen los recursos solares y eólicos y carece del nivel de objetivo- confiabilidad».

De acuerdo con la ejecutiva, las metodologías probabilísticas son importantes de implementar porque «apuntan a la neutralidad tecnológica, pero tiene el desafío de que los resultados estén en tiempos razonables y que los agentes puedan replicar los cálculos que se están haciendo».

Vannia Toro, gerente de Mercados y Regulación de Emoac Energy Group, señaló la necesidad de «hacer una revisión y tal vez estas metodologías, que tienen reconocimientos probabilísticos van a resolver distorsiones de mercado».

La discusión del seminario fue recogida por Francisco Martínez, jefe de la Unidad de Apoyo Regulatorio de la División de Energías Sostenibles del Ministerio de Energía, quien sostuvo que también es necesario revisar aspectos como el tamaño del requerimiento de suficiencia del sistema y su precio asociado.